Yoga: tipos de postura del guerrero

Yoga: tipos de postura del guerrero

La postura del guerrero, es una de las asanas más populares que hay en el mundo del yoga. No sólo es atractiva, sino que además, te aporta muchos beneficios. Pero lo cierto es que no hay una sola postura del guerrero.

En efecto. Hay tres variantes de este asanatan popular. Toda y cada una de ellas, gozan de muchos beneficios, pero por supuesto, cada una de ellas, tiene sus dificultades. Aunque lo que más gusta de ellas en Oh My Mag, es que proponen un desafío en donde ponen a estudio, tu equilibrio y coordinación.

Qué es la postura del guerrero

Se trata de una de las posturas de yoga más populares. Es popular porque pone en movimiento todo el cuerpo. Los movimientos para hacer cada una de las posturas del guerrero son muy fluidos y hacen que se conecten a la perfección, pero también trabajan otros aspectos del cuerpo:

La coordinación, para que cada una de las partes del cuerpo esté correctamente sincronizada con el resto

El equilibrio porque son movimientos amplios en donde el cuerpo necesita recuperarse y controlar cada centímetro para no desestabilizarse

Otro aspecto que se trabaja es la fuerza. Las diferentes posturas del guerrero, permiten trabajar la musculatura de los brazos, las piernas y la zona core, porque están en tensión

Permite una postura correcta de la espalda, aliviando sus dolores y eliminando cargas

Trabaja la flexibilidad y trabaja los estiramientos con cada uno de los movimientos

Y por último, la concentración y la respiración, porque en cada una de las posturas yóguicas, se procura desconectar la mente del resto del mundo

Gracias a las posturas del guerrero, conseguimos la conexión con otras asanas en una sesión de yoga. Gracias a su rango de movimiento y la fluidez, nos permite conectar con el perro boca abajo, que es una postura que también es muy popular y también, trae muchos beneficios.

Tipos de posturas del guerrero

Como bien dijimos más arriba, la postura del guerrero no viene sola. Sino que viene con tres variantes. Déjanos contarte cuáles son.

Guerrero I o Virabhadrasana I: la primera de todas y la más conocida. Consiste en tener una pierna flexionada hacia delante, manteniendo un ángulo de 90º. La otra pierna, se estira del todo hacia atrás, apoyándose solamente en la punta de los pies. El tronco, debe estar erguido, ligeramente arqueado hacia atrás y los brazos en alto, con las palmas de las manos unidas.

Leer más
El estado de las uñas puede reflejar el estado de salud

Guerrero II o Virabhadrasana II: otra muy conocida en el plano del guerrero. Aquí, hay una ligera torsión de la columna. Una pierna adelantada en ángulo de 90º, con el pie, mirando hacia delante. La otra pierna estirada, pero esta vez, el pie, mirando hacia fuera. El torso, mirando hacia fuera, a la par que el pie, pero el cuello, girado en dirección a la pierna que está oblada. Ambos brazos, extendidos y a la altura de los hombros.

Guerrero III o Virabhardasana III: se trata de poner todo el cuerpo en horizontal, de manera lineal y equilibrada. Pero todo, sobre una pierna. Es decir, manteniendo la pierna recta, la otra pierna tiene que alinearse con el tronco y los brazos que estarán en perpendicular, creando una especie de “T”.

Marta A
Recibe lo mejor de Ohmymag todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración