Yoga: cómo hacer la postura del saludo al sol

Yoga: cómo hacer la postura del saludo al sol

La postura al sol del saludo al sol es la base del yoga. Para todos los que empiezan, hasta los más avanzados, no empiezan sin un saludo al sol.

En efecto. En Oh My Mag, conocemos las bondades de las posturas de yoga, y sabemos que una de las rutinas que no pueden faltar en un ejercicio de yoga es la postura del saludo al sol. Una postura que permite hacer varios movimientos a la vez. Ya que no se trata de una asana sola, sino que es un conjunto que asanas que permiten activarte para todo el día. De allí, su nombre de saludo al sol o también conocido por Surya Namaskar.

Qué es la postura del saludo al sol

Un conjunto de asanas creados en una misma rutina. No se trata de hacer posturas sueltas y ya, sino que están conectadas la una con la otra, para que forme parte de una sola rutina. Cuentan con una fluidez hermosa que hace que el saludo al sol, te despierte y te tenga lleno de energía durante todo el día. 

Leer más
Qué es la postura del triángulo

Es un ejercicio que se empieza de pie, pero en donde se incluyen ejercicios de suelo. Estira todo el cuerpo, lo refuerza, trabajas la respiración… Es súper completo y por lo tanto, tiene muchos beneficios.

- Activa la musculatura y la circulación.

- Mejora la respiración.

- Estira los músculos de las piernas y los brazos.

- Refuerza los músculos de los brazos especialmente.

- También, mejor la postura de la espalda al reforzar su musculatura.

- Previene los dolores lumbares.

- Trabaja la coordinación y el equilibrio.

- Te llena de energía y con ganas de empezar el día.

Cómo hacer la postura del saludo al sol correctamente

Ahora que ya conoces los beneficios de la postura del saludo al sol, es hora de ponernos en marcha para que empiece a sentir los beneficios de despertar con una rutina de yoga. Son doce pasos que podemos hacer en cualquier momento.

- Pranamasana: de pie, con los pies ligeramente separados y las palmas de las manos abiertas, juntas y a la altura del pecho.

- Hasta Uttanasana: estira los brazos hacia arriba a la par que encorvas la espalda hacia atrás.

- Padahastasana: echa el cuerpo hacia delante, dejando caer los brazos. Llega hasta donde puedas. Normalmente con un par de saludos al sol, puedes llegar a los pies de manera sencilla, porque has calentado el cuerpo.

- Ashwa Sanchalasana: apoya las dos manos en el suelo y lleva hacia atrás una de las piernas, mientras estiras el cuello hacia delante.

- Adho Mukha Svanasana: lleva la otra pierna hacia atrás y arquea el cuerpo, subiendo la pelvis, para hacer el perro boca abajo. Recuerda mantener los dos pies plantados en el suelo.

- Ashtanga Namaskara: baja la pelvis y pon tu barbilla en el suelo, de manera que tus hombros estén a la altura de las manos. mientras, levanta los pies y los pones de punta.

- Bhujangasana: estira el tronco hacia arriba, dejando las dos piernas estiradas, mirando hacia abajo. Estira los brazos y echa el cuello hacia atrás.

- Adho Mukha Svanasana: luego, impúlsate para subir de nuevo y levantar la pelvis. Vuelve a la posición del perro boca abajo.

- Ashwa Sanchalasana: levanta la pierna contraria a la del principio, adelantándola y la pones a la altura de las manos. la pierna contraria está estirada y esta, doblada.

- Padahastasana: juntas las dos piernas y las pones junto a las manos. estira las piernas y relaja el cuerpo que está todo echado hacia delante.

Hasta Uttanasana: sube lentamente, mientras abres los brazos y al juntarlos, que sean con las palmas abiertas. Vuelve a arquear hacia atrás la espalda.

- Pranamasana: vuelve a tu posición inicial y junta las palmas de las manos a la altura del pecho.

• Marta A
Recibe lo mejor de Ohmymag todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración