Yoga: beneficios de la postura de la montaña

Yoga: beneficios de la postura de la montaña

Muchos piensan que al ser una postura o una asana sencilla, la postura de la montaña no tiene muchos beneficios. Pero estamos hablando de la base de muchas posturas yóguicas que se hacen de pie.

En el mundo del yoga, hay una gran variedad de posturas de yoga que te permiten trabajar la fuerza, la coordinación, el equilibro y por supuesto, la flexibilidad. Por eso, en Oh My Mag, pensamos que la postura de la montaña o Tadasana, es tan importante. Es uno de los pilares básicos con la que empiezas y con la que terminas tu sesión.

Cómo hacer la postura de la montaña 

La postura de la montaña es una asana muy sencilla. Se trata de estar de pie con ambos pies ligeramente separados, mirando al frente, con los brazos extendidos y en dirección al suelo. Muchos piensan que se trata de simplemente estar de pie, pero con el tadasana, nos damos cuenta que cuando estamos así en la calle, tenemos una muy mala postura, que da lugar a dolores innecesarios. Es lo que nos quiere enseñar la postura de la montaña. Estar de pie, de manera correcta. Y para hacerla correctamente, tenemos que tener en cuenta, los siguientes puntos. 

- Os ponemos de pie en la manta de yoga o en el suelo.

- Mantenemos los talones ligeramente separados. No mucho

- Los dedos gordos del pie, tienen que estar en contacto con el suelo y cuando podamos, abrimos los dedos de los pies. Como si fuera un abanico y los volvemos a apoyar en el suelo. 

- Cuando estén en contacto con el suelo, distribuimos el peso, para evitar desequilibrios.

- Espalda recta, haciendo que los omóplatos se echen hacia atrás y el pecho hacia delante. relaja los hombros y los brazos y mantén las manos sueltas y los dedos abiertos.

- Alinea tu cabeza con el centro de la pelvis.

- Contrae los músculos de las piernas e imagina esa presión recorriendo todo el cuerpo, en línea recta, desde los pies, hasta la cabeza

Qué beneficios tiene la postura de la montaña

Seguro que no te imaginabas que la postura de la montaña tuviera tantos pequeños detalles que tener en cuenta. Para que veas que se trata de una asana trabajada. Y al ser una asana trabajada, viene con una serie de beneficios que no te esperas. Déjanos enumerarlos. 

- Te ayuda a perfeccionar la postura. Te permite estar de pie, corrigiendo de manera inmediata tu postura natural.

- Gracias a la tensión de las piernas, permites trabajar el tono de las piernas. Especialmente en las articulaciones de los tobillos y las rodillas.

- Gracias a la correcta distribución del peso, los dolores de espalda se alivian.

- Reduce los pies planos.

-Te permite ser más consciente de tu postura y mejorar en la respiración.

- Aumenta la flexibilidad de la columna y podrás hacer asanas como el perro boca abajo.

- Y por supuesto, ayuda a que los dolores propios de la ciática, se alivien de manera notable.

Además, la postura de la montaña cuenta con algunas variaciones, que te permitirán encontrar el estado de paz que buscas. Mientras tanto, sigues trabajando la coordinación y el equilibrio, desde una asana cómoda.

Imagen: Yogajournal.com

• Antonio Lucas
Recibe lo mejor de Ohmymag todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse