Unos estudiantes mexicanos querían demostrar que un toro solo ataca cuando se le amenaza
Unos estudiantes mexicanos querían demostrar que un toro solo ataca cuando se le amenaza
Leer más

Unos estudiantes mexicanos querían demostrar que un toro solo ataca cuando se le amenaza

Estos estudiantes mexicanos querían demostrar que un toro no atacada a nadie si no se le amenaza. Para probarlo, se reunieron en una plaza de toros sin moverse y soltaron un toro. Vais a ver que el animal corre en todos los sentidos, esquivando a los jóvenes y buscando un lugar por el que escapar de la plaza.

Salvador Raya, profesor de origen español que reside y trabaja en México, hizo un experimentos con 40 de sus estudiantes para probar que los toros no son agresivos si no se les ataca primero. Los jóvenes se repartieron por una plaza de toros y se separaron dejando entre sí espacio para que el animal pudiera correr libremente. Permanecieron inmóviles como estatuas durante el experimento haciendo prueba de su sangre fría ya que tenían a un animal enorme corriendo a su alrededor. Aun así aguantaron perfectamente el tipo, ninguno perdió los nervios ni salió herido.

El profesor publicó el vídeo en su cuenta de Facebook y no tardó en hacerse viral, tiene más de 4 millones de reproducciones. Consiguieron demostrar lo que se habían propuesto: los toros no son animales agresivos.

Muchos piensan erróneamente que los toros son animales peligrosos, pero nada más lejos de la realidad. Un toro nunca te agrederá si no se siente amenazado y este vídeo es la prueba. ¡No te lo pierdas!

Mitos sobre los toros y las corridos de toros

Existen muchos mitos en torno a este animal y la tradición de las corridas. Los toros no son agresivos por naturaleza, ni tampoco vive sin sufrir estas corridas en las que se le da muerte pública al animal.

Los toros son por lo general animales tranquilos y pacíficos, únicamente se muestran violentos cuando se sienten amenazados. En ese caso, más vale correr y rápido. Harán lo necesario para protegerse y defender su territorio.

En las corridas de toro se utilizan toros de lidia que son expresamente criados para esta tradición. Tal y como recoge la página web de Humane Society International, estos animales son criados para demostrar su agresividad en el ruedo y ser violentos en las arenas. Su comportamiento está deliberadamente condicionado por los criaderos, pero este animal en libertad no tiene el mismo carácter.

También existe la mentira de que el toro no sufre en la plaza. El animal sí que sufre en el ruedo, al contrario de lo que se dice. No solo sufre de forma física sino que además está sometido a mucho estrés psicológico. Esto lo reconocen los veterinarios, zoólogos y expertos animales.

Un acto cultural

Los taurinos defienden las corridas a capa y espada considerándola uno de los pilares de la cultura española. En otros países Latinoamericanos también tiene su importancia, pero lo cierto es que se ha vendido como algo tan típico de las raíces de un país que un porcentaje elevadísimo de los espectadores que acuden a las corridas no son locales sino turistas.

Las corridas de toros se han convertido en eventos turísticos. Además, la cultura de estos países ofrece muchos aspectos más interesantes que estas matanzas públicas de toros. Tienen un patrimonio artístico e histórico de los más rico.

La redacción

Sin conexión
Verifique su configuración