Una mujer que daban por muerta resucita en la nevera de una morgue
Una mujer que daban por muerta resucita en la nevera de una morgue
Leer más

Una mujer que daban por muerta resucita en la nevera de una morgue

Una mujer acaba de demostrar que nada en este mundo es imposible, ni siquiera volver a la vida después de la muerte. ¡Conoce todos los detalles de la historia en el vídeo!

La muerte de un ser querido es siempre un duro golpe, pero más difícil de sobrellevar es enterrar a un amigo o familiar cercano y llevarte la sorpresa de que en realidad está vivo. Esta mujer tuvo hasta suerte de poder salir por su propio pie de la nevera de la morgue, ¿pero y si hubiera ocurrido una desgracia? ¡Te damos todos los detalles de esta macabra historia en el vídeo!

Qué le pasa a nuestro cuerpo cuando morimos

Seguro que alguna vez te has hecho esta pregunta: ¿qué le pasa a nuestro cuerpo después de morir?

Aunque la muerte sea el fin de nuestro viaje terrenal, a nuestro cuerpo le queda aún un largo camino. Un artículo publicado en Mosiac Science resume de forma muy precisa todas las etapas por las que pasa nuestro organismo cuando nuestra vida llega a su fin.

Todo comienza cuando nuestro corazón deja de latir. La sangre se estanca y se inicia un proceso de descomposición. Es entonces cuando empieza el proceso de la autolisis, la autodestrucción de las células. Aparece el olor a putrefacción y se deforma el rostro, en parte por el hundimiento de los ojos en las cuencas.

Las células dejan de recibir oxígenos y se digieren a sí mismas, lo que provoca que nuestra piel va adquiriendo un color muy blanquecino y la temperatura corporal baja hasta igual la temperatura ambiente.

Con la muerte, nuestro sistema inmunitario deja también de funcionar por lo que nuestro cuerpo se vuelve muy vulnerable al ataque de micro organismos como la microbiota. Devoran nuestros tejidos alimentándose de células dañadas.

Los primeros órganos que se van descomponiendo son el bazo, el intestino, el estómago y el útero y luego el riñón, el corazón y los huesos.

La putrefacción se vuelve imparable y al cuerpo le salen ampollas en la piel como consecuencia de la fermentación de los azúcares del organismo.

Nuestro cuerpo se convierte en carne de carroñeros y sirve de alimento a otros organismos. Las moscas azules son de las primeras que empiezan a rondar los cadáveres. Los gusanos vienen después, una vez que estos insectos ponen sus huevos en nuestro cuerpo. Arañas, avispas e incluso ácaros vienen posteriormente atraídos a los organismos sin vida.

Una golondrina llora la muerte de sus pareja atropellada
Leer más
Una golondrina llora la muerte de sus pareja atropellada

Una vez que termina la descomposición estos insectos abandonan los cadáveres y migran hacia otros lugares.

La redacción
Sin conexión
Verifique su configuración