Una joven cruza la niebla a la salida de una discoteca y se retuerce de dolor

Una joven cruza la niebla a la salida de una discoteca y se retuerce de dolor

Una joven de Rusia salía de un club nocturno cuando de repente vio niebla delante y creyó que se iba a nublar. Cuando se dio cuenta de lo que realmente era ese vapor, era demasiado tarde.

Kate Komleva, una joven rusa, salió de un club nocturno de su ciudad natal de Ekaterimburgo, Rusia, y supuestamente vio niebla en el suelo. Cruzó la nube de vapor y perdió 8 de sus 10 dedos, según informa el Daily Mail.

No era niebla

Una tubería explotó a la salida del local de noche. La joven de 28 años justo pasaba por allí en aquel momento y el vapor de agua caliente le pasó por los pies. Komleva sintió inmediatamente un "dolor ardiente" y entró "en shock", incluso llegó a pensar que se iba a morir.

Su cuerpo quedó cubierto por vapor de agua caliente que le provocó graves quemaduras. Permaneció 57 días en el hospital. Durante los próximos dos años, tendrá que someterse a un total de 20 cirugías durante las cuales los médicos extirparán, entre otras cosas, ocho de sus dedos de los pies y la piel muerta en las plantas de los pies.

El miedo a sus "nuevos" pies

"Tenía mucho miedo de mirarme los pies sin las vendas", recuerda la joven. "Invité a algunos amigos a casa para que me trajeran champán e hicimos una cuenta regresiva hasta que me quité la venda y vi mis nuevos pies".

Por ahora solo le han extirpado cuatro dedos antes de decidir otra amputación para aliviar el dolor en sus pies. "Aproximadamente un año después, le pedí a un médico en Alemania que me quitara los otros cuatro dedos del pie izquierdo", explica.

A pesar de todo, se siente más feliz que nunca

Komleva va a pasar los próximos dos años dentro y fuera de hospitales especializados en Moscú, Alemania e Israel, donde recibirá trasplantes de piel y músculos. A pesar de todo lo que ha pasado, ella insiste en que ahora está más feliz que nunca.

Leer más
Una familia consume productos orgánicos durante 2 semanas y ven sus cuerpos cambiar

"Antes del incidente, no tenía ambiciones, pero ahora estoy más feliz y decidida a disfrutar mi vida al máximo", explica. Continuó: "Escribí un libro, viajé mucho y hasta me pidieron que trabajara con Nike".

Concluye que "si alguien dice que puedo retrasar el tiempo para evitar que ocurra este accidente, lo rechazaría porque ahora soy mucho más feliz". La noche en que mi cuerpo se quemó al 30 por ciento me di cuenta de que la vida es un regalo".

Marta A
Leer más
Recibe lo mejor de Ohmymag todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración