Una influencer lucha contra los estándares de belleza reivindicando el bigote y acné

Instagram es la red social donde se intenta mostrar la perfección.

Una influencer lucha contra los estándares de belleza reivindicando el bigote y acné
Leer más
Leer más

Joanna Kenny, una influencer británica, se ha propuesto luchar contra las apariencias que no son reales en Instagram. Para ello reivindica el vello facial, el acné, los michelines y cualquier otro rasgo físico que sea categorizado como defecto.

Su perfil de Instagram es un acto de todo ello, en contra los estándares de belleza actuales. Sus publicaciones son siempre reivindicativas y con la intención de que la gente se acepte tal y como es, más amor propio y menos miedo al qué dirán.

Todos somos bellos, ténganlo claro. Nadie nos puede apartar o minimizar por nuestra apariencia”, dice en uno de sus posts más recientes.

Esta creadora de contenido triunfa en Instagram, donde suma más de 81.5000 seguidores, gracias también a su personalidad. No obstante, esta misma sinceridad fotográfica ha despertado el eterno debate sobre si es higiénico, atractivo o femenino dejar a un lado la depilación y que el vello crezca a su libre albedrío.

Dejarse crecer el bigote ha despertado la ira de parte de la comunidad de Instagram, que no entiende esta decisión. Además, Kenny también suele teñírselo de distintos colores.

"Resaltar mi vello no es una tendencia, es un recordatorio de que depilarse es un privilegio y debería ser una decisión personal libre del juicio de otros, sin importar el género", dice esta influencer británica.

Instagram al ser una red social donde todas las fotos deben estar editadas sin ninguna imperfección para poder ser colgadas... Provoca que a la vez también sea una de las plataformas más nocivas y que más problemas de salud mental causa.