Tras 4 años en lista de espera, este hombre consigue adoptar a una bebé.

Wellington Correa, es un hombre que quería tener un hijo/a, así que optó por la adopción y finalmente ¡lo consiguió!

Tras 4 años en lista de espera, este hombre consigue adoptar a una bebé.
Leer más
Leer más

En el mundo hay muchas parejas que no pueden tener hijos, ya sea por problemas de fecundación, por infertilidad, o porque esta pareja no es compatible. Todo esto suele ocurrir generalmente por motivos biológicos, que impiden poder concebir de manera natural.

Pero luego están las personas que no tienen parejas, que están solteros/as, ya sea porque no encuentran a esa persona con la que compartir sus vidas o, simplemente porque no quieren estar atados a nadie y desean vivir a su manera, pero que aún así, quieren vivir la realidad de tener un bebé.

Esta es la historia de Wellington Correa, que tomó la decisión y responsabilidad de tener un bebé a través de la adopción, que es un proceso bastante largo y arduo, ya que se pide mucha documentación, y también los requisitos para optar a ello son muy estrictos... por lo que para Wellington no fue fácil debido a que se trata de un padre soltero con 46 años.

Por lo que, los bebés se los entregaban a la familia compuesta por dos miembros y de un rango de edad no muy elevado.

Pero las cosas cambian (y deben hacerlo), así que él no perdió la esperanza y si tenía que esperar, esperaría, hasta que al final pudo tener la custodia provisional con una licencia de paternidad por 6 meses de una bebé de 3 meses de vida.

Mi vida ha cambiado por completo. Es un cansancio agradable. Estoy muy feliz y realizado. Toda mi familia está enfocada en Ana. Aunque no están cerca, porque no viven en la ciudad, siempre llaman para verla“, dijo Wellington.
Screenshot

Y es que Wellington siempre supo que sería padre algún día, pero nunca pudo materializarlo antes por diversos motivos.

Esto siempre ha estado en mi mente desde que tenía 20 años. En ese momento, vi que no tenía la madurez, ni forma física ni financiera para eso (…) Finalmente ha llegado el momento“, explicó.
La adopción es placentera. El proceso es difícil, pero lo interesante es este desafío que enfrentamos. La gente debería saber más, estar más emocionada, ya que hay muchos niños que necesitan apoyo y hay muchos hogares que pueden recibirlos“, cerró Wellington.

Es verdad que el proceso de adopción es duro y a veces parece hasta interminable, pero el saber que le estás dando una vida mejor a un bebé que no tiene una familia, es una de las mejores sensaciones que puede haber.