Su novio le pide que se case con él y recibe una paliza en vez de un sí
Su novio le pide que se case con él y recibe una paliza en vez de un sí
Su novio le pide que se case con él y recibe una paliza en vez de un sí
Leer más

Su novio le pide que se case con él y recibe una paliza en vez de un sí

Las pedidas de mano en público son arriesgadas, de ahí puede salir un emotivo momento que seguro se hará viral en Youtube o una bochornosa escena que preferirías no haber vivido nunca. Esto último el chico del vídeo no lo tuvo muy en cuenta cuando se decidió a pedirle a su novia que se casara con ella. Miles de personas ya han visto el vídeo de su pedida, ¡no te lo pierdas!

Una pedida de mano es un protocolo que hay que seguir para formalizar la unión de dos personas. Estamos de acuerdo con que es una simple formalidad, ¿pero quién dice que hay que hacerlo de forma tradicional?

Mientras que los hay quienes se ciñen al 100% a lo que marca la tradición y se conforman con ofrecer una bonita alianza, los hay también quienes ven las pedidas como una ocasión para rememorar toda la vida y tratan de hacer algo único y fuera de lo común.

Pedidas de mano más alucinantes

Aunque la simplicidad de una pedida de mano no quita que no pueda ser romántica, hay muchos que no se conforman con poco y planean formas únicas de proponer a su pareja que compartan el resto de su vida con ellos.

Es el caso de un joven que decidió sorprender a su novia y preparó una pedida de mano insólita: se compinchó con la Policía para montar una escena propia de una película. Hizo creer a su pareja que se había metido un lío y cuando la Policía finjía detenerle, su novia intercedió para evitar un mal mayor. Se llevó una buena sorpresa cuando en medio de toda esa situación su novio sacó el anillo de pedida.

Las pedidas de mano en el mundo

Al margen de las pedidas extravagantes que se ven por el mundo, en cada país hay ciertas tradiciones para formalizar un casamiento que deben respetarse.

Por ejemplo en México es muy importante que el novio cuente con la aprobación de la familia de la novia. El momento de la pedida de mano también tiene que prepararse con antelación y suele contar con una banda de mariachis.

En Bolivia es mucho más particular. Los indígenas hacían saber a las mujeres que las querían enamorar lanzándolas piedras pequeñas o semillas para llamar su atención. El momento en el que la mujer acepta sostener el poncho del hombre durante la jornada de trabajo. Ese era el indicador de que ambos estaban enamorados.

Las tradiciones atípicas no son solo cosa de países lejanos. Sin ir más lejos, en Irlanda el padre sometía al novio a una serie de pruebas que tenía que superar para poder tener la mano de su hija.

El caso de las islas Fiji sea posiblemente el más excepcional. En las islas de Oceanía, los hombres que quisieran casarse tenían que ofrecerle a su pareja un anillo de compromiso pero también al padre de la novia un diente de ballena. Una proeza que convierte la pedida de mano en todo un desafío.

La redacción

Sin conexión
Verifique su configuración