Si tus ojos son marrones, tienes más probabilidades de sentirte triste

Si tus ojos son marrones, tienes más probabilidades de sentirte triste

Según un estudio que ha realizado un equipo de científicos, las personas de ojos marrones se ven más afectadas por la tristeza que las personas de ojos azules.

La depresión es una enfermedad que afecta a cada vez más personas de nuestro entorno. Seguro que conoces alguien de tu entorno que haya tenido que dejar su trabajo o pedir una baja por depresión. Hay muchos factores que pueden llevar a una persona a padecer esta enfermedad mental, entre los más habituales están los factores sicológicos, experiencias traumáticas vividas en el pasado, factores genéticos o cambios sustanciales en la vida. Pero también pueden desarrollarse por  factores neurobiológicos como la alteración de la hormona del estrés, algo muy corriente hoy en día.

El rango de personas afectadas es grande, ya que puede afectar a jóvenes como a personas adultas. Sin embargo, se ha demostrado que las mujeres son más propensas a sufrir depresiones que los hombres.

Los síntomas de la depresión son la pérdida del apetito o, todo lo contrario, ansia por comer a todas horas;  dificultad a la hora de dormir o no querer hacer otra cosa que no sea dormir; la pérdida de las ganas de hacer una actividad que antes se adoraba; una baja autoestima; pérdida del apetito sexual; irritabilidad o pensamientos negativos.

Trastorno Afectivo Estacional

El Trastorno Afectivo Estacional (TAE), también conocido por el nombre de "depresión invernal" es un tipo de depresión en el que se dan los mismos síntomas que en cualquier otro tipo de depresión pero los factores que lo originan son diferentes.

La depresión invernal  también se presenta en un 40% más de las ocasiones en mujeres que en hombres, pero en ambos se produce por la ausencia de luz solar. Así pues, es un trastorno que se suele dar durante las estaciones del año más frías (invierno y otoño). Aunque también es posible que se dé, durante el verano, en habitantes de países del norte de América o de Europa, dónde apenas tienen horas de luz solar en todo el año.  

Un rasgo genético podría causar la depresión invernal

Y tú te preguntarás: ¿cómo es posible que el hecho de que mi composición genética influya en la posibilidad  de padecer un trastorno afectivo estacional? Pues así es, el color de tus ojos puede ser un factor determinante a la hora de sufrir un TAE.

Durante una conferencia de la British Psychological Society en Nottingham, un equipo de científicosdemostró que aquellas personas con los ojos marrones son mucho más sensibles al trastorno afectivo estacional. Para apoyar su investigación, estudiaron el estado de ánimo de 175 personas a lo largo de cada estación del año. Por lo general, la desesperación y la tristeza llegaban a partir del otoño e invierno, cuando los días eran cada vez más cortos.

Sin embargo, este estado era menos común en las personas de ojos claros. Los científicos apoyaron este resultado en el razonamiento de que "los ojos azules permiten una mayor entrada de luz en el cerebro".

Leer más
Una chica pone decolorante en el champú de su novio y el resultado es cómico

Cuando la luz solar llega al cerebro, este produce una hormona, la melatonina, que regula nuestro ciclo biológico, evitando así que se alteres los niveles de la hormona y se dé lugar al trastorno afectivo estacional. "Como a través de los ojos azules entra más luz en el cerebro, puede que esto lleve a una mayor producción de melatonina. Siendo así, es posible que las personas con los ojos claros sean menos propensas a padecer el trastorno afectivo estacional", explica el profesor Lance Workman. 

Eso explicaría por qué las personas con ojos marrones son más propensas a padecer el trastorno afectivo estacional que las de ojos azules. Pero para los que tenemos los ojos marrones, no os preocupéis, hay formas de luchar contra esos días grises para traer el sol de vuelta a tu vida. 

• Antonio Lucas
Leer más
Recibe lo mejor de Ohmymag todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse