Se salva de una condena de cadena perpetua gracias a un detalle de la foto
Se salva de una condena de cadena perpetua gracias a un detalle de la foto
Leer más

Se salva de una condena de cadena perpetua gracias a un detalle de la foto

Christopher Precopia fue acusado de un delito que nunca cometió que tenía como condena la cadena perpetua. Pudo salvarse de pasar el resto de sus días en prisión gracias a un detalle en una foto familiar.

Christopher Precopia se salvó de una injusta condena gracias a una foto familiar. El joven fue arrestado en Texas (EEUU) después de que su ex pareja le denunciara a las autoridades por irrumpir en su casa y robarle de forma violenta.

Según detalló ante la Policía, Christopher la agredió con un puñetazo en la cara y se llevó varias pertenencias suyas. Igualmente especificó que su ex le había atacado con un cúter en el pecho. Según recoge el periódico The Washington Post, dio muchos detalles a las autoridades pero se acabó demostrando que fue una falsa denuncia.

La policía detuvo a Christopher en su domicilio sin darle explicaciones del porqué del arresto. El abogado del acusado dijo que las autoridades le vacilaron en ese momento y le respondieron que no hiciera como si no supiera de qué iba su detención. Solo le explicaron la denuncia que habían puesto contra él una vez que llegaron a la cárcel. Christopher no entendía nada y ni siquiera sabía por qué estaba ahí.

Gracias a que sus padres pagaron una fianza de 150.000 dólares el joven pudo salir de la cárcel un día y medio después. También fueron ellos quienes se encargaron de contratar al abogado de su hijo y quienes acabaría teniendo la clave para probar su inocencia.

Christopher no cometió ese delito, de hecho ese día estaba muy lejos de la vivienda de su ex, a más de 100 km. Estaba pasando el día en el Renaissance Austin Hotel con su familia. Su madre se acordó de una foto que se hicieron juntos y que demostraba que Christopher no se encontraba en el lugar de los hechos cuando sucedieron. Probó que no se encontraba en el condado de Bell, que es donde reside su ex, y se libró así de una posible injusta condena de cadena perpetua.

La redacción

Sin conexión
Verifique su configuración