Raquel del Rosario estremece con el relato de cómo su hijo sobrevivió a un ataque de un puma

La cantante Raquel del Rosario, afincada en Estados Unidos, ha relatado en sus redes sociales la extraordinaria (y terrorífica) experiencia de su hijo con un puma demostrando que el coraje (y los miedos) de una madre pueden con cualquier adversidad.

Raquel del Rosario estremece con el relato de cómo su hijo sobrevivió a un ataque de un puma
Leer más
Leer más

Raquel del Rosario lleva unos años lejos de España. Sin embargo, seguimos muy de cerca su vida, ahora más centrada en su familia en la que los protagonistas son dos niños pequeños.

Precisamente uno de ellos es el protagonista involuntario de esta historia de coraje materno. Mael estaba en su casa y decidió acercarse a un árbol para coger fruta. Allí donde viven no es extraño encontrar animales salvajes. El pequeño tuvo la mala fortuna de encontrarse con uno de ellos. En concreto un puma.

Unos segundos después de que el pequeño le dijera a dónde iba, Raquel escuchó un grito. No los dudó y salió corriendo para salvar a su hijo. A base de golpes y lucha cuerpo a cuerpo con el animal, consiguió sacárselo de encima al pequeño Mael.

No sin antes de que el animal infringiera numerosos arañazos en la espalda del niño. Gracias a la acción de una madre desesperada, con la fuerza del instinto maternal, consiguió liberarlo y llevarlo corriendo al hospital.

Unos milímetros más y no lo hubiese logrado”, fueron las palabras del doctor", relata Raquel del Rosario.

La cantante asturiana recuerda que sintió un miedo atroz cuando el pequeño salió de la sala de cirugía. En apenas 2 meses las heridas han cicatrizado, aunque aún son visibles.

A su regreso del hospital, el vecindario les ayudó y cuidó, como también las autoridades que vigilan la fauna salvaje.

Finalmente, el puma fue abatido, aunque Raquel se muestra apesadumbrada y relata otra experiencia que parece la ha marcado notablemente: cruzar la mirada con la madre del puma que había atacado a su hijo con el cuerpo del animal abatido a los pies de la puma.

“Mami, voy al árbol a buscar fruta”, me dijo en el jardín. El grito que escuché segundos después aún sigue resonando en mi cabeza, al igual que la imagen que vi al girarme. Un puma se había avalanzado sobre él y lo hería ferozmente con sus zarpas. Inmediatamente dejé de percibir el mundo, aún hoy no logro entender cómo atravesé el jardín en milésimas de segundo o de dónde provenía la fuerza que me hizo golpear repetidamente al animal con mis puños hasta quitárselo de encima. Pedro apareció en ese momento, al igual que un segundo puma, logramos entrar en casa sin más incidentes, alertamos a los vecinos y salimos al hospital. Mi corazón se rompió por completo cuando le vi salir de la cirugía. Toda la fuerza que aquella mañana me había invadido se esfumó dejándome completamente indefensa ante un dolor que desconocía por completo. Me invadió el miedo. Si alguien me hubiese dicho en ese momento viendo su estado, que tres días después saldría corriendo del hospital jamás lo hubiese creído. “Mami, ya no voy a volver a por la fruta para que no se enfade el tigre”, me dijo después de dejarle un recipiente con agua en la puerta a modo de disculpa. Sin palabras. Estas semanas hemos ido transitando ese dolor, sintiéndolo y aceptándolo, sin huir de él. Refugiándonos una vez más en la naturaleza, impredecible cómo un animal salvaje o la erupción de un volcán, pero sanadora y mágica a la vez."

Los hechos ocurrieron el pasado mes de agosto, aunque ha sido ahora cuando Raquel del Rosario ha hablado de ello.

La policía advierte: pedófilos al acecho buscan madres solteras online La policía advierte: pedófilos al acecho buscan madres solteras online