Kashe tiene dos años y ya promete ser la próxima Einstein

Cuando comenzó la guardería, ya identificaba los 50 estados que forman EE.UU. Kashe ha demostrado que es una MENSA de pleno derecho. Esta es su historia.

Kashe tiene dos años y ya promete ser la próxima Einstein
Leer más
Leer más

Albert Einstein, Bill Gates y Stephen Hawking tuvieron o tienen, en el caso del segundo, un coeficiente intelectual de 160. La media se encuentra en los 90. En el caso de Kashe Quest, su coeficiente es de 146. Pero sólo tiene 2 años. ¿Hasta dónde podrá llegar?

Ya desde los primeros meses, los padres de esta precoz niña vieron su interés y capacidad para asimilar cosas. Cuanto empezó a demostrar que era capaz de, con tan solo un año, identificar número, colores y letras, sus padres la llevaron a hacer la prueba de inteligencia.

El resultado les sorprendió: Kashe es superdotada. De hecho, la más joven de las inscritas en la MENSA, la asociación que reúne y ayuda a persona con un alto CI. Este selecto club sólo acepta a quienes demuestran tener un CI superior a 130.

Según explicaron los orgullosos padres a Fox 11, recogido en The Times, "a los 17 o 18 meses había reconocido el abecedario, los números, los colores y las formas".

Los desafíos a los que se enfrenta

Desde que trascendió su historia, sus padres han publicado diversos vídeos para seguir la evolución intelectual de su pequeña. Su intención es que más allá de sus altas capacidades, pueda llevar una vida lo más normal posible. Al fin y al cabo sólo es una niña de dos años, que tiene que pasar tiempo con niños de su edad, a la que sí, hay que estimular, pero no quemar.

Más allá de la anécdota de ser calificada como la próxima Einsteinen ciernes, y dada su precocidad, Kashe se enfrenta a una potente dicotomía: aunque intenten encontrar un espacio acorde a sus capacidades, no pueden descuidar sus relaciones sociales.

Lo cierto es que el mayor desafío al que se enfrentarán la pequeña y sus padres es encontrar un método educativo pleno. Por ahora, da gusto verla cómo se sabe la tabla periódica, dónde están los 50 Estados de EE.UU., o sus progresos con el idioma.