El pequeño Noah solo tiene un 2% de función cerebral
El pequeño Noah solo tiene un 2% de función cerebral
El pequeño Noah solo tiene un 2% de función cerebral
Leer más

El pequeño Noah solo tiene un 2% de función cerebral

El extraordinario caso del pequeño Noah tiene intrigados a los neurólogos de todo el mundo. Contra todo pronóstico, a sus 4 años el niño está empezando a aprender nuevas habilidades, algo por lo que nadie habría apostado.

Noah nació con la combinación de dos enfermedades que diezmaron el desarrollo de su cerebro durante la gestación. Los médicos diagnosticaron que el pequeño Noah padecía de espina bífida e hidrocefalia.

¿Qué es la espina bífida?
La espina bífida es una malformación que se da durante los 9 meses de gestación. Se caracteriza por una ausencia del órgano que recubre y protege la médula espinal,dejándola así al exterior.
Una de las causas de esta malformación es un bajo nivel de acido fólico en la madre durante la gestación. El acido fólico es un componente importante para la formación de la masa cerebral y la médula espinal. Por ello, para prevenir la espina bífida los médicos recomiendan que las mujeres comiencen a tomar acido fólico en cuanto se queden embarazadas.
Esta malformación tiene diferentes grados de gravedad con consecuencias más o menos graves para el bebé. Dependiendo de la exposición de la médula espinal con el exterior, el feto puede vivir toda su vida sin padecer ningún tipo de secuela o sufrir secuelas más graves e incluso altas probabilidades de morir.
Los tipos más peligros de espina bífida son la Mielomeningocele y la Encefalocele. Estos dos tipos de espina bífida suelen ir acompañados y, por tanto, agravados por la hidrocefalia.
¿Qué es la hidrocefalia?
La hidrocefalia es un aumento del líquido cefalorraquídeo que circula por los ventrículos cerebrales que bañan la masa cerebral y la médula espinal. Al no tener un espacio por el que circular, este aumento del LCR suele afectar al cerebro, aplastándolo hasta ganar su espacio en las cisternas cerebrales.
Cuando la cantidad de líquido cefalorraquídeoen el cerebro supera unos límites, se aumenta hasta en un 80% de posibilidades de la muerte del feto durante el embarazo o del niño al nacer.
Las secuelas de la espina bífida y hidrocefalia
En los casos menos graves de espina bífida, el feto puede hacer una vida normal sin ningún tipo de secuela. Si la medula espinal está más expuesta, pueden aparecer secuelas neurológicascon las que se puede vivir.
Sin embargo, en los casos en los que la espina bífida y la hidrocefalia se dan al mismo tiempo, el feto puede tener varias deficiencias graves en el plano motor, en el aparato reproductor, a nivel neurológico, problemas de visión, tendencia a la obesidad, entre otros.
La milagrosa recuperación de Noah
Noah nació con la malformación de la espina bífida y un exceso de líquido cefalorraquídeo que aplastó su cerebro dejando un 2% del total de su materia gris.
Los médicos diagnosticaron a Shelly, la madre de Noah, de espina bífida estando embarazada y le aconsejaron en varias ocasiones abortar. Tanto Shelly como su marido Rob se negaron y decidieron seguir adelante con un embarazo de un niño con una esperanza de vida de 15 días o con un futuro terrible, discapacitado física y mentalmente.
Actualmente, Noah tiene 5 años, va a la escuela, está aprendiendo a leer y a escribir y hace una vida normal como cualquiera de sus compañeros. Al parecer su cerebro se estaría desarrollando poco a poco gracias a sus fantásticos padres y el resto de la familia que no han dejado de estimular y ejercitar el cerebro de Noah. De hecho, el pequeño se ha convertido en un caso de estudio para los médicos y científicos que no dejan de observar atónitos el increíble desarrollo de Noah.
No hay barreras que limiten a este pequeño, ni siquiera nacer sin masa cerebral. ¡El ser humano es maravilloso!

La redacción

Sin conexión
Verifique su configuración