El lago que se puede considerar como el más peligroso del mundo

El lago que se puede considerar como el más peligroso del mundo

En el oeste de Rusia, en la región de Cheliábinsk, al sur del distrito Ural, se encuentra un lago un tanto particular en el que os desaconsejamos daros un chapuzón. 

Este lago se llama Karachai y en él desembocaron los desechos de Mayak, una central nuclear de almacenamiento y procesamiento de residuos activa desde 1949. Según un informe del instituto estadounidense Worldwatch sobre los residuos nucleares, esta superficie de agua natural de 45 hectáreas, sin desembocadura y poco profunda, se han convertido en el lugar más contaminado del mundo. 

Efectivamente, el lago Karachai ha acumulado 4,44 EBq (el exabecquerelio es una unidad del Sistema Internacional de Unidades que mide la actividad radioactiva. Una tasa extremadamente elevada no muy alejada de la que liberó la catástrofe de Chernóbil en 1986 (12 EBq durante 10 días).

Se dice que pasar una sola hora en la orilla de este lago puede provocar la muerte de un humano de manera instantánea. Observaciones inquietantes que respalda la NRDC (una ONG estadounidense comprometida con la protección del medio ambiente), la cual informó en 1990 que el nivel de radiación en la región en torno al lago era de 155 Ci/Kg (curio por kilogramo, una unidad de radioactividad) por hora, es decir, más de la dosis letal necesaria para matar a un humano en una hora. 

Evidentemente, el lago tiene efectos devastadores sobre la salud de las poblaciones de los alrededores: leucemias, cánceres, minusvalías... Desde hace varias décadas, aumenta el número de damnificados, pese a haberse tomado medidas. 

Leer más
Regresó de su viaje y se encontró con una gran sorpresa

A finales de los 60, tras un periodo de sequía, el viento arrastró polvo radiactivo e irradió a medio millón de personas. Para evitar una recaída e impedir que los sedimentos volvieran a ascender, se tiraron 10 000 bloques de hormigón en el lago entre 1978 y 1986.

Sin embargo, como explica el periódico Ouest France, "desde el comienzo del almacenamiento de los residuos radioactivos en el lago, el número de enfermos de cáncer entre los trabajadores y residentes de la región ha aumentado en un 21%. Las anomalías congénitas han aumentado en un 25% y las leucemias en un 41%". 

• Antonio Lucas
Leer más
Recibe lo mejor de Ohmymag todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse