La mejor manera de ponerte el rímel: presume de unas pestañas de infarto
La mejor manera de ponerte el rímel: presume de unas pestañas de infarto
Leer más

La mejor manera de ponerte el rímel: presume de unas pestañas de infarto

Lucir unas pestañas largas y bien rizadas que adornen tu mirada no siempre es tarea fácil. Por suerte con estos consejos te ayudaremos a obtener un resultado a prueba de fallos. ¿Empezamos?

Lo primero es saber qué efecto quieres conseguir y así elegir la máscara de pestañas según el tipo de cepillo. Por ejemplo, para unas pestañas más gruesas y pobladas usa el clásico recto y tupido. Si usas uno curvado tu pestaña quedará más rizada. También puedes usar los que tienen forma de espiral para conseguir los dos efectos: alargar y dar volumen.

Antes de usar la máscara de pestañas es importante que prepares bien la zona a tratar. Asegúrate de que tus ojos estén bien limpios e hidratados antes de maquillarte. Solo entonces, podremos aplicar nuestra máscara de pestañas.

Vigila que el cepillo no tenga grumos y retira el exceso de producto antes de pasarlo por tus pestañas. Aplica el rímel uniformemente en todas ellas, sin olvidar los extremos, ya que es donde conseguirás alargar tu mirada.

Usa un rizador de pestañas antes de poner el rímel y aplica al menos dos capas para darles más volumen. Si además quieres una mirada más dulce y agrandar más el ojo, usa el rímel también en las pestañas inferiores.

Coloca una cucharita que cubra el área de alrededor de tu ojo cuando apliques el rímel. Puedes hacerlo tanto para pintarte las pestañas superiores como las inferiores. Así evitarás mancharte los párpados.

Por último limpia el cepillo al menos dos veces por semana para que no aparezcan grumos y no uses productos caducados, si no quieres tener pegotes en tu máscara de pestañas. Lo ideal sería renovarlo cada 6 meses para que esté es un estado óptimo.

Escrito por Alejandra G.

Sin conexión
Verifique su configuración