¡Fuera moscas y mosquitos! Trucos para evitarlos todo el verano

Las moscas y los mosquitos son una de las peores molestias del verano. Por suerte, existen algunos trucos naturales que puedes utilizar en cualquier momento para ahuyentar a estos insectos de tu mesa, tu piscina o tu casa.

¡Fuera moscas y mosquitos! Trucos para evitarlos todo el verano
Leer más
Leer más

En verano, las altas temperaturas y la humedad atraen a los mosquitos y las moscas, que pueden convertirse en la peor pesadilla de los que vacacionan en zonas de costa o quieren disfrutar de un día en la piscina.

Y claro, puedes comprar repelentes e insecticidas, pero no siempre nos apetece pasar las vacaciones oliendo a esos brebajes tan fuertes. Además, su precio suele ser muy elevado.

Entonces, ¿qué podemos hacer para ahuyentar a estos pequeños y molestos insectos? Te lo contamos en seguida.

Sin mosquitos no hay picaduras

¿Quieres olvidarte de las picaduras de los mosquitos? Planta en tu jardín citronela.

Esta planta aromática tiene un poderoso olor que repele a los mosquitos y a otros insectos ¡Y lo mejor de todo es que a los humanos nos encanta su aroma cítrico!

En caso de que lo que quieras sea expulsarlos de tus vacaciones, y dado que no puedes plantar citronela allá a donde vayas, te recomendamos las velas de esta planta aromática.

Si sabes elaborar velas caseras, solo necesitas aceite esencial de esta aromática para olvidarte de los mosquitos. Y si no, no te preocupes, las velas de citronela son muy fáciles de encontrar y su precio no es muy elevado.

Ptsss. Ptsss. ¡Adiós moscas!

Las moscas son molestas por muchas, muchas razones. El desagradable sonido de su aleteo, la sensación de sus patitas caminando por tu piel y sus hábitos tan poco higiénicos son solo algunas de las más reseñables.

Pero, ¿cómo echar a estos insectos tan insistentes?

Las plantas aromáticas son, una vez más, la clave. Para que las moscas te dejen en paz allá a donde vayas puedes cortar un limón a la mitad e introducir clavo de olor en la fruta. Este aroma las repelerá.

Para el jardín, plantar albahaca (de hoja pequeña o grande) o lavanda puede ser la clave para olvidarte de su constante revoloteo.