Defensores de los animales piden sin éxito que prohiban una salvaje tradición taurina
Defensores de los animales piden sin éxito que prohiban una salvaje tradición taurina
Leer más

Defensores de los animales piden sin éxito que prohiban una salvaje tradición taurina

La ciudad española de Medinaceli acogió nuevamente al Festival del Toro Júbilo, que tradicionalmente tiene lugar el segundo fin de semana de noviembre. Para los asistentes se trata de un espectáculo único pero para los activistas por los derechos de los animales… es una aberración y llevan pidiendo su prohibición desde hace años.

La tradición del Toro Júbilo que se celebra cada año en Medinaceli consiste en prender dos grandes bolas de fuego sobre los cuernos de un toro en medio de la oscuridad de la noche. El animal se encuentra atado a un madero y recubierto de barro para no provocar quemaduras en su cuerpo.

Las bolas se enganchan a los cuernos del animal a través de un asta metálica. Hasta 3.000 personas asistieron a la celebración.

Los amantes de esta tradición defienden que no se maltrata al toro ya que no hay sangre y no se le pica. Aunque sin duda ese fuego causa mucho estrés al animal, que es el centro de atención.

El Toro Júbilo es el único toro de fuego que queda en la comunidad de Castilla y León y fue declarado festejo de Interés Turístico Regional por la Junta de Castilla y León.

La redacción

Sin conexión
Verifique su configuración