Carlota Prado (GH) carga contra Mediaset: "Sigo pensando que no me creían"

Una sombra del pasado se cierne sobre Mediaset. Carlota Prado, concursante de la última edición de anónimos de Gran Hermano que asegura que sufrió un caso de abuso sexual por un compañero, ha hablado sin pelos en la lengua sobre la actitud de la cadena ante su caso.

Carlota Prado (GH) carga contra Mediaset: "Sigo pensando que no me creían"
Leer más
Leer más

Muchos espectadores de Mediaset se preguntan por qué Telecinco ha dejado su gran formato Gran Hermano'. La razón hay que buscarla en la última edición de Gran Hermano Revolution, la última ocasión en la que se dieron cita los anónimos para convivir en la casa de Guadalix. En aquel 2017, Carlota Prado había comenzado una relación íntima con uno de los compañeros. Sin embargo, en una noche de demasiado alcohol, la joven quedó inconsciente, momento en el que, según su versión de los hechos, denunciados y a la espera de juicio, su 'pareja' abusó sexualmente de ella.

Lo gravoso del caso es que 14 horas después de lo sucedido, y de que la propia joven expresara que no se sentía bien, la organización la llamó al 'confesionario' para mostrarle las imágenes. Carlota Prado siempre ha asegurado que el staff de Gran Hermano supo en todo momento lo ocurrido y no hizo nada más que seguir grabando para después mostrarle la grabación a la víctima, y sin ningún tipo de apoyo psicológico.

Según ha vuelto a recordar Prado en una entrevista con Coto Matamoros en el canal de éste, wamac.com, la cadena sólo dejó pasar a la psicóloga después de que ella viera las imágenes.

Carlota había sufrido abusos sexuales antes de Gran Hermano

En un momento de sinceridad con el mayor de los Matamoros, Carlota Prado ha confesado que en su infancia había sido víctima de abusos sexuales, y que la organización de Gran Hermano conocía este hecho. De ahí que acuse de la mala praxis a la cadena, sobre todo con el visionado a solas y sin aviso previo de las imágenes de la noche de autos.

"Cuando a mí me meten en el confesionario, las dos personas que entran después, una de ellas es esa psicóloga con la que yo había hablado. Cómo, siendo consciente de que una persona que ya ha pasado por algo así, decidía entre todos que desde los hechos hasta que me llevan al confesionario pasen unas 14 horas... y después la metéis en una sala sola a ver las imágenes. Es una tortura psicológica de un nivel tan frío, tan frívolo, es alevosía en estado puro", se desahoga en la entrevista.

Cuatro años después de lo sucedido, se arrepiente de la decisión de entrar en Gran Hermano, y califica su experiencia como una pesadilla que aún permanece en ella. "Sigo pensando que no me creían", asegura ante Coto Matamoros.

El caso de Carlota Prado supuso una gran crisis publicitaria para Telecinco, que no ha vuelto a realizar ningún formato similar.