Una madre cree que su hija finge un dolor de estómago, pero la verdad es mucho peor
Una madre cree que su hija finge un dolor de estómago, pero la verdad es mucho peor
Una madre cree que su hija finge un dolor de estómago, pero la verdad es mucho peor
Lire la vidéo
Leer más

Una madre cree que su hija finge un dolor de estómago, pero la verdad es mucho peor

Cuando Cayla Jones se quejó de dolor abdominal, su madre sospechó inicialmente que estaba fingiendo su dolor de estómago. Pero cuando se descubre la terrible verdad, la sorpresa es enorme...

Un repaso a esta escalofriante historia de 2019:

Cuando Cayla Jones, de Cullompton (Inglaterra), se quejaó de un fuerte dolor de estómago, su madre pensó que simplemente no quería levantarse y quedarse en brazos.

En su visita al médico, le diagnosticaron una infección de vejiga. Según el médico, este era el motivo del dolor de estómago de la niña. Sin embargo, al cabo de un tiempo, la niña no vio ningún signo de mejora a pesar del tratamiento con antibióticos. Los padres se mostraron escépticos.

Finalmente, la verdad salió a la luz durante un nuevo examen, según informó el Dailymail.

Otra visita al médico reveló la verdad...

Cuando los padres y Cayla volvieron a consultar a un médico tras el fracaso del tratamiento con antibióticos, el médico encontró un bulto en el cuerpo de la niña. Sorprendido, se puso en contacto con un colega de su unidad médica y, tras una larga conversación, llamaron a otros médicos.

Tiempo después, Cayla tuvo que someterse a más pruebas. Una vez que se obtuvieron los resultados, los médicos llamaron a los padres de la niña a una sala aparte.

Les explicaron que su hija tenía un neuroblastoma avanzado, un tumor extracerebral.

Quimioterapia que da esperanza

Afortunadamente, el cáncer aún no se había extendido a los huesos de la niña. La quimioterapia pudo entonces iniciarse inmediatamente. Tras el cuarto tratamiento, las metástasis que se habían extendido al cuello desaparecieron por completo y el tumor principal del abdomen se redujo.

En una operación que duró más de ocho horas, se extirpó el 80 % del tumor. Cayla tuvo que someterse a más sesiones de quimioterapia antes de recuperarse por completo.

Enhorabuena a ella por su valentía.

Si quieres saber más, echa un vistazo al vídeo que encabeza el artículo.


Además
Sin conexión
Verifique su configuración