Lo que deberías saber sobre la parálisis del sueño

¿Crees que podrías sufrir de parálisis del sueño? Aunque todavía se desconoce mucho sobre esta condición, un repaso de sus síntomas, causas, repercusiones y tratamiento puede permitir una mejor comprensión de la afección y cómo tratar de prevenirla.

Lo que deberías saber sobre la parálisis del sueño
Leer más
Leer más

Aunque solemos pensar que estar dormido o despierto está claramente definido y que ambos son distintos, la parálisis del sueño desafían estos límites fijos.

La parálisis del sueño es una incapacidad temporal para moverse que se produce justo después de dormirse o despertarse. Las personas permanecen conscientes durante los episodios, que a menudo implican alucinaciones problemáticas y una sensación de asfixia.

Estos episodios de parálisis del sueño incluyen elementos tanto del sueño como de la vigilia, lo que explica en parte que puedan dar lugar a síntomas angustiosos.

¿Qué causa la parálisis del sueño?

Se desconoce la causa exacta de la parálisis del sueño. Los estudios han examinado los datos para ver qué se asocia con un mayor riesgo de parálisis del sueño y han encontrado resultados contradictorios. Basándose en esa investigación, los investigadores creen que hay múltiples factores implicados en la provocación de la parálisis del sueño.

Los trastornos del sueño y otros problemas para dormir han mostrado algunas de las correlaciones más fuertes con la parálisis del sueño aislada. Las personas con apnea obstructiva del sueño (AOS), un trastorno del sueño que consiste en interrupciones repetidas de la respiración, presentan tasas más elevadas de parálisis del sueño (38% más probabilidad).

También se ha comprobado que la parálisis del sueño es más frecuente en personas con calambres nocturnos en las piernas.

Síntomas

Los síntomas de insomnio, como la dificultad para conciliar el sueño y la excesiva somnolencia diurna, están asociados a la parálisis del sueño. Las personas cuyos ritmos circadianos no están alineados con su ciclo local día-noche, como las personas con jet lag y los trabajadores por turnos, también pueden tener un mayor riesgo de sufrir parálisis del sueño.

thumbnail
Parálisis del sueño getty

¿Cuál es el tratamiento de la parálisis del sueño?

Un primer paso en el tratamiento de la parálisis del sueño es hablar con un médico para identificar y tratar los problemas subyacentes que puedan estar contribuyendo a la frecuencia o gravedad de los episodios. Por ejemplo, esto podría implicar el tratamiento de la narcolepsia o medidas para controlar la apnea del sueño.

En general, las pruebas científicas sobre el tratamiento óptimo de la parálisis del sueño son limitadas. Muchas personas no saben que esta afección es relativamente común y, por lo tanto, se ven a sí mismas como locas o vergonzosas después de los episodios. Por ello, incluso el simple reconocimiento y normalización de sus síntomas por parte de un médico puede ser beneficioso.

Debido a la conexión entre la parálisis del sueño y los problemas de sueño en general, mejorar la higiene del sueño es un enfoque común para prevenir la parálisis del sueño. La higiene del sueño se refiere a la configuración del dormitorio de una persona y a los hábitos diarios que influyen en la calidad del sueño.

Algunos ejemplos de consejos saludables para dormir que pueden contribuir a una mejor higiene del sueño y a un descanso nocturno más constante son:

  • Seguir el mismo horario para acostarse y levantarse todos los días, incluso los fines de semana.
  • Mantener una rutina fija antes de acostarse que le ayude a estar cómodo y relajado.
  • Equipar la cama con un colchón y una almohada cómodos.
  • Preparar el dormitorio de forma que la luz y el ruido sean limitados.
  • Reducir el consumo de alcohol y cafeína, especialmente por la noche.
  • Dejar de lado los dispositivos electrónicos, incluidos los teléfonos móviles, al menos media hora antes de acostarse.
Alternativas para una higiene menstrual saludable y ecológica Alternativas para una higiene menstrual saludable y ecológica