¿La lactancia materna protege a las madres del cáncer de mama?

Realmente amamantar es una opción muy saludable porque estimula la secreción de hormonas beneficiosas, además de activar ciertas células mamarias.

¿La lactancia materna protege a las madres del cáncer de mama?
Leer más
Leer más

El cáncer de mama es el más común entre las mujeres: 1 de cada 8 mujeres es susceptible de desarrollar un cáncer de mama. Algunos factores de riesgo son ya bien conocidos: la predisposición familiar sobre todo, pero también la pubertad precoz, la menopausia tardía y la ausencia de embarazo... Y entre los factores de protección está la lactancia materna.

Las mujeres que amamantan a sus bebés durante mucho tiempo tienen menos riesgo de desarrollar cáncer de mama que las que no lo hacen. Cuanto más tiempo amamante una mujer, más protegida estará del cáncer de mama.

Para prevenir el cáncer, los expertos aconsejan dar el pecho durante al menos un año después de cada parto. Por cada 12 meses de lactancia, se reduce el riesgo en aproximadamente un 4%.

El mecanismo del efecto protector de la lactancia materna no se conoce del todo. Los efectos beneficiosos pueden explicarse por los cambios en la estructura de las mamas y la menor exposición a ciertas hormonas durante la vida de la madre.

La lactancia materna prolongada también reduce el aumento de peso a largo plazo y permite recuperar más rápidamente el peso anterior al embarazo. El sobrepeso y la obesidad también son un riesgo de cáncer de mama.

¿Y si no doy el pecho?

Algunas mujeres no quieren, o no pueden, amamantar a su hijo/a (incluso durante un periodo corto) y es totalmente correcto también. Tenga en cuenta que esto es solo un consejo de una situación ideal para reducir el riesgo de cáncer de mama. Po eso, lo más recomendable también es que pueden ayudar otros hábitos saludables, como limitar el alcohol o no fumar, y hacer ejercicio físico moderadamente.