Honra la memoria de su hijo publicando un libro con sus pinturas

Daniel Neves, de 13 años, nació con poliquistosis renal y fibrosis hepática, y tras pasar largas horas en los hospitalesdesarrolló su pasión por la pintura.

Honra la memoria de su hijo publicando un libro con sus pinturas
Leer más
Leer más

Dar visibilidad a enfermedades no tan comunes o "raras" no solo es importante sino también necesario para que se pueda ir investigando sobre ellas, y que poco a poco se encuentre una cura o un tratamiento eficaz gracias a la contribución de todos. Hay una página que es donde se colgó la historia de Daniel, Vaquinha Do Razoes, que se trata de una asociación de enfermedades raras que padecen muchas personas y que tú, desde casa, si quieres puedes contribuir donando algo de dinero para que se investigue sobre ellas.

Muchas de estas enfermedades graves cambia por completo la vida del que la padece, y también de los que están a su alrededor, como son familiares y amigos. Pero lo más injusto es que la persona que padezca estas enfermedades sea un niño/a... Ya que su infancia no va a ser la misma que la de otros niños, pues de un modo u otro obstaculizan sus rutinas diarias desde que son bebés.

Este niño brasileño de 13 años, nació con poliquistosis renal, enfermedad en la que se forman múltiples quistes en los riñones, por lo que aumentan su tamaño, y fibrosis hepática, condición en la que el tejido normal del hígado es reemplazado por más de un 5-6 por ciento de grasa, que esta acumulación de grasa puede causar inflamación, muerte celular, y cicatrices.

Sus condiciones provocó que Daniel Neves pasara la mayor parte de su tiempo entre hospitales, ya que siempre tenía que estar con controles médicos, para ver cómo evolucionaba e incluso ser internado por el tratamiento que llevaba a cabo.

Daniel Neves Vaquinha Do Razoes

Pero durante todo el proceso de su enfermedad comenzó a desarrollar una pasión por la pintura, actividad que le encantaba hacer mientras pasaba mucho tiempo en el hospital. Tenía un talento innato, y fue creando sus propios cuadros, muchos de ellos con temática religiosa, según informó en su momento Razoes Para Acreditar.

Su familia notó su talento de inmediato y comenzaron a vender sus cuadros para una única causa: poder financiar el tratamiento de Daniel. Además, con ese dinero también podían cubrir distintos gastos para que su calidad de vida no empeorara más de lo que estaba, producto de los constantes viajes y hospitalizaciones.

Cuando pasó lo del Covid, él se contagió y, lamentablemente, falleció... Pero su madre comenzó a juntar todas las pinturas que hizo durante su vida y las fotografió. Con esas imágenes creó un libro en el cual recopiló cada uno de los cuadros que creó su hijo, hasta el último día en que estuvo vivo. Con el objetivo de poder mantener viva su memoria y agradecer a aquellos que lo ayudaron juntando dinero.

Daniel Neves Vaquinha Do Razoes

La pintura que más destacó de entre todas fue esta “Nuestra Señora de los Riñones”, que al final es una representación de su enfermedad pidiendo una curación, con esta obra se dio a conocer su caso y seguramente su memoria quedará intacta.