El porqué de que te salgan llagas o aftas bucales a menudo

Las llagas en la boca son una de las dolencias relacionadas con la salud bucodental más frecuentes entre la población, no es una lesión grave pero molesta.

El porqué de que te salgan llagas o aftas bucales a menudo
Leer más
Leer más

Las conocidas llagas o aftas bucales pueden aparecer en el interior de las mejillas, las encías, el paladar, los labios e incluso la lengua, causando dolor y molestias en la mayoría de los pacientes.

Tanto si se trata de una afección recurrente como de una puntual, descubre porqué se producen los principales tipos de llagas y cómo tratarlas.

¿Qué son las llagas?

Es un tipo de lesión que se produce en el interior de la mucosa oral. Suele ser una llaga pequeña, ya que su tamaño no supera los 10 mm en la mayoría de los casos.

Estas llagas aparecen en la zona interna de las mejillas, la lengua, el paladar o las encías, presentando un color blanquecino que contrasta con el tono rojizo de la mucosa.

Suelen curarse solos en una o dos semanas. Sin embargo, en algunos casos es necesario aplicar un tratamiento específico, sobre todo cuando aparecen varias heridas, o si no se curan con el tiempo.

¿Por qué aparecen las aftas?

La causa aún se desconoce. Su origen es multifactorial, ligado a la base genética y a los antecedentes familiares, y otros factores predisponentes pueden ser los traumatismos, el estrés, ciertos alimentos, el desequilibrio hormonal y el tabaquismo.

Las aftas son más frecuentes en los niños, pero también en los adultos con sistemas inmunitarios debilitados. Algunas de las razones más comunes para el desarrollo de llagas en la boca son

Traumatismos en la mucosa oral

Las pequeñas heridas causadas por objetos punzantes, golpes o mordeduras dentro de la boca son las causas más comunes de las llagas. Las rozaduras producidas por los aparatos de ortodoncia o las dentaduras postizas mal ajustadas también pueden causar lesiones que den lugar a aftas.

Factores inmunológicos

Se han planteado muchas hipótesis para relacionar el sistema inmunitario con las aftas. Por un lado, algunos autores defienden la existencia de niveles aumentados de inmunoglobulinas como IgG, IgA e IgE; otros hablan de una posible reactividad cruzada de antígenos de la mucosa oral y antígenos bacterianos.

Infecciones

Las infecciones víricas, como el herpes o la gripe, e incluso las enfermedades bacterianas, como la amigdalitis, presentan síntomas comunes como fiebre, dolor e inflamación de los tejidos de la garganta y la boca. En muchos casos, estos síntomas van acompañados de úlceras bucales.

Estrés

El estrés puede tener un efecto negativo en muchos aspectos, ya que puede provocar cambios hormonales y afectar a la salud en general. Además, sus posibles efectos sobre el sistema inmunitario son una posible causa de las aftas.

Deficiencia de vitaminas

Asimismo, la aparición de aftas se ha relacionado con factores dietéticos y deficiencias nutricionales. Según un estudio científico, la falta de ácido fólico, vitamina B12, vitamina A, E y C se ha asociado a las aftas. También indica que se han observado mejoras clínicas en pacientes con aftas recurrentes al excluir ciertos alimentos de su dieta.

Lo mejor para el tratamiento, dependiendo de su causa y localización, para combatirlas será diferente. El objetivo es prevenir su reaparición mediante el cuidado adecuado de la mucosa oral, cepillándose los dientes y visitando el dentista regularmente.

Alternativas para una higiene menstrual saludable y ecológica Alternativas para una higiene menstrual saludable y ecológica