Bulto en la axila: ¿cuándo hay que preocuparse?

La concienciación sobre la salud puede ser contraproducente y generar pánico y ansiedad cuando se trata de situaciones normales. Por ejemplo, los bultos debajo de la axila. ¿Cuándo debe preocuparnos?

Bulto en la axila: ¿cuándo hay que preocuparse?
Leer más
Leer más

Te duchas tranquilamente, disfrutando de la sensación que aporta. Te aseas cada parte de tu cuerpo. Al llegar a la axila, notas algo. ¿Un grano? Sales ya con la mosca detrás de la oreja.

Frente al espejo, levantas el brazo para explorarte. ¿Será peligroso? En la mayoría de los casos, los bultos en las axilas no revisten gravedad.

Ahora bien, también es importante acudir al médico y saber el origen. Sobre todo si crece.

Causas de los bultos en las axilas

Estos bultos en las axilas puede tener orígenes muy dispares. Por ejemplo, debido a la inflamación de los nódulos linfáticos.

Estos tienen una misión vital: ayudan en la lucha contra las infecciones. Si aparecen protuberancias en ellos en la zona de la axila se ha de mantener la zona hidratada y sobre todo acudir al médico de cabecera.

Otra forma de inflamación en las axilas en forma de bulto es el quiste. En su interior contienen líquido. Puede ser causado por un pelo que crece mal o se infecta. O puede tener una causa más profunda.

Si es un bulto con tejido adiposo, se trata de un lipoma, y salvo en los casos más extremos no necesita ni tratamiento; ahora si se trata de una infección mamaria requerirá más atención.

Se da en las mujeres que dan el pecho, pero también puede ser indicativo de que hay algo más, por lo que se recomienda acudir al médico para hacer las pruebas pertinentes.

Síntomas de que un bulto en la axila requiere una visita al médico

Si cuando ves el bulto haces un seguimiento de su evolución y se cumplen todas o parte de estas premisas:

  • El bulto crece de forma visible durante dos semanas.
  • El bulto vuelve a aparecer después de un primer tratamiento.
  • Has adelgazado haciendo tu vida normal.
  • Tienes otros síntomas que no puedes explicar.

Acude al especialista para realizar las pruebas que den un diagnóstico claro y un tratamiento acorde. Recuerda que no tiene por qué significar algo negativo.