¿Es posible controlar la menstruación con la técnica del sangrado libre?

Esta técnica se basa en el autocontrol del útero durante los días de la regla: saber cerrar los músculos uterinos ysolo abrirlos en momentos puntuales.

¿Es posible controlar la menstruación con la técnica del sangrado libre?
Leer más
Leer más

Cualquier persona menstruante puede llevar a cabo el sangrado libre o “free bleeding”, que consiste en, de manera voluntaria, abstenerse (depende de la persona) de usar algún producto de recolección menstrual, ya sea copas, toallas, tampones, esponjas o braguitas absorbentes, para simplemente dejar el sangrado fluir.

Según expertos de la ovulación, para que el flujo salga al exterior, debe de haber una contracción uterina y esta técnica se puede ir aprendiendo, ya que consiste en anticipar la acción y decidir entre manchar la ropa, retener el sangrado e ir al baño a expulsarlo o simplemente recolectarlo y darle otro uso: como el de usarlo de abono para las plantas.

Si se utiliza algún instrumento de recolección de sangre, como puede ser la copa menstrual, la persona se despreocupa de ejercer los movimientos del útero.

¿Cómo conseguir hacer esta técnica?

No hay problema si el flujo es abundante o ligero, si estás en tu primer día de menstruación o en el último, solo varía el proceso de aprendizaje, ya que puede variar de persona a persona. La clave está en aprender a conocer tu cuerpo y a activar las paredes uterinas.

Cuando se sienta una especie de contracción, es el momento de tomar consciencia y seguir el recorrido del sangrado.

Muchas personas no tiene problema con el manchado, otras utilizan toallas reutilizables o la copa menstrual, están también quienes, con más o menos práctica, identifica el momento en el que la menstruación bajará, para poder retenerla y liberarla en el baño, como ocurre con la orina.

Lo cierto es que no hay estudios que hayan investigado la técnica en sí, ni los beneficios o desventajas que esta podría suponer. Tampoco si tal control corporal es posible. Pero lo que sí es evidente es que es un método novedoso, curioso de conocer y que con la práctica podemos llegar a tener un control más estable de nuestro cuerpo y menstruación.

¿Qué aporta a la salud?

Aporta, sobre todo la libertad de decidir y de cómo poder darle uso a la menstruación aportándonos seguridad y confianza, conociendo nuestro propio cuerpo sin generar rechazo ni asco por algo tan natural. Además de que también es un método mucho más sostenible y fuera de químicos que puedan ser dañinos para nuestra flora vaginal.