4 aberraciones habituales a la hora de lavar la ropa y cómo evitarlas

Pocas prendas se lavan a mano. Pero a tenor de los resultados de los menos cuidadosos, quizás se debería volver al hábito. ¡No cometas estas aberraciones al lavar la ropa!

4 aberraciones habituales a la hora de lavar la ropa y cómo evitarlas
Leer más
Leer más

En teoría, todos sabemos poner la lavadora. Ahora bien, ¿estás 100% seguro de que lo haces bien? Aunque no somos conscientes, muchas de nuestras manías y vicios perjudican tanto el resultado del lavado como la vida útil de un electrodoméstico que no es precisamente barato.

A continuación, te exponemos los 4 errores más habituales al poner la lavadora que han detectado los expertos (y cómo evitarlos).

No fuerces el tambor de la lavadora con más carga

Esta es la principal aberración que comentemos contra la lavadora. No se trata de llenarla al máximo ni forzar el rendimiento sino de conseguir buenos lavados.

Meter más ropa de la capacidad recomendada por el fabricante tiene 3 efectos negativos:

  • Fuerzas el sistema.
  • El detergente no se disuelve bien y las prendas no salen limpias.
  • La ropa sale muy arrugada.

Aunque se recomiende aprovechar al máximo cada colada para evitar desperdicio de agua e impacto medioambiental, eso no implica excederse en cuánto lavar de una sola vez.

Si organizas lo que tienes que lavar según el uso optimizarás cada lavado y no cargarás demasiado el tambor.

Equivocarse con el programa de lavado

Somos animales de costumbres. Nos gusta que todo sea rutinario. Sin embargo, cuando hablamos de poner la lavadora, utilizar el programa de siempre, sea o no el adecuado para el tipo de colada y las manchas que presenta la ropa, es un desaprovechamiento total (y un error máximo).

Estudia el manual de uso de la lavadora y utiliza para cada lavado, su programa correspondiente. Ahorrarás detergente, agua, luz y conseguirás que la ropa salga mejor de la lavadora.

Demasiado detergente (o demasiado poco)

Hay quien a pesar de los años y la experiencia siguen encontrando difícil calcular cuánto detergente añadir a una lavadora.

Cada ciclo de lavado tiene su proporción óptima de detergente. Echar demasiado no limpia mejor y además no se disuelve correctamente; y quedarse cortos puede dañar el mecanismo de la lavadora.

No limpiar la lavadora: la mayor aberración que puedes cometer

Este es uno de los errores más frecuentes al poner la lavadora. Una vez conseguimos el resultado deseado para con las prendas, nos olvidamos del mantenimiento básico del electrodoméstico. ¡Sacrilegio!

Los restos de jabón y otras sustancias que genera la ropa sucia se acumulan en las juntas y el desagüe de la lavadora aunque no seas consciente.

Si no se actúa sobre ello, aparecerán los hongos y con ellos los malos olores que se prenden a la prenda como si fueran imanes.

Además, aumentas el gasto energético y de agua, y acortas el ciclo de vida natural del electrodoméstico.

Limpia de forma regular todo el mecanismo y sigue estos consejos y no volverás a caer en estos 4 errores comunes al poner la lavadora.