Los 7 remedios caseros para eliminar el sarro de los dientes
Los 7 remedios caseros para eliminar el sarro de los dientes
Leer más

Los 7 remedios caseros para eliminar el sarro de los dientes

El sarro es una de las consecuencias de una pobre higiene dental. Además del cepillado diario, te recomendamos los siguientes remedios caseros para eliminarlo eficazmente.

El sarro es uno de los resultados de una pobre higiene dentalque fuera de afectarnos estéticamente, perjudica nuestra salud. Por esta razón, te invitamos a leer en la siguiente nota las medidas adecuadas para prevenir la aparición del sarro o tratarlo si ya existe.

El sarro es un compuesto creado a partir de placa bacteriana, formado de saliva, y restos de comida. El sarro puede ocasionar enfermedades periodontales tales como la gingivitis.

Bizcocho de leopardo: la receta ideal para sorprender a tus invitados
Leer más
Bizcocho de leopardo: la receta ideal para sorprender a tus invitados

La limpieza bucodental es una medida clave para eliminar el sarro. El cepillarse los dientes después de cada comida, debe ser un hábito sagrado en nuestras vidas, ya que, por medio de él, podemos prevenir el sarro efectivamente.

Adicional a este primer consejo, hemos preparado para ti los siguientes tips que podrás implementar fácilmente en tu vida cotidiana.

Se puede utilizar bicarbonato de sodio aplicándolo en un cepillo de dientes (antes humedecido) y cepillarnos prolijamente.

El hacer enjuagues bucales de limón con agua tibia, ayudará a disolver el sarro y nos dará un aliento fresco durante todo el día.

Masticar productos ligeramente rugosos que “limpien” nuestra dentadura es otra gran recomendación. Por ejemplo, las semillas de sésamo.

Masticar hojas de perejil bien picado, y dejarlo que actúe un par de minutos en nuestra dentadura, es otra alternativa simple y efectiva.

Finalmente, de manera preventiva, recomendamos evitar tomar café en exceso, fumar o tomar alcohol, ya que estas tres sustancias estropean el esmalte dental y crean el ambiente perfecto para que el sarro prolifere.

Escrito por Alejandra G.
Sin conexión
Verifique su configuración