¿Cómo decir no? Lo que debés saber sobre la "cultura del consentimiento" contra las agresiones sexuales

Promover la “cultura del consentimiento” importa. Saber decir NO puede ayudar a prevenir violaciones y otros muchos delitos sexuales.

¿Cómo decir no? Lo que debés saber sobre la "cultura del consentimiento" contra las agresiones sexuales
Leer más
Leer más

Muchas veces hacemos oídos sordos ante agresiones, violaciones y muchos otros delitos sexuales; pero es necesario hablar de ello. Conocer de qué se trata puede ayudar a evitar muchas de estas agresiones. ¡Hay que normalizar el decir NO!

Pero, ¿Es fácil decir “NO”? Hoy hablamos de “consentimiento” la palabra del momento, una palabra que aparentemente es sencilla y fácil de entender pero, no lo es tanto cuando lo hacemos en un contexto sexual.

¿Qué es el consentimiento sexual?

Por desgracia son muchos los casos de mujeres que nos hablan de situaciones en las que no supieron decir NO, porque aunque te parezca una tontería decir NO, no es fácil.

Las relaciones sexuales están concebidos para realizarlas desde el respeto, amor y cariño, pero también desde el consentimiento. Sabemos que el consentimiento no es cuestión de firmar un contrato sino de comunicación. Hay veces que las mujeres damos por sentado que debemos soportar ciertas aptitudes y esto es un error.

De hecho muchas veces este concepto lo hemos construido con los años, y a día de hoy seguimos normalizando comportamientos bajo expresiones o dichos tan cuestionables como el clásico “el hombre propone y la mujer dispone”.

Si estás leyendo esto y has pasado por alguna situación incómoda o conoces a alguien que lo haya sufrido, no te preocupes, lo primero que tienes que entender es que las mujeres podemos decir NO.

thumbnail
NO es NO  La Vecina Rubia

Es cierto que las diferencias estructurales, culturales, económicas y políticas entre varones y mujeres no nos facilitan demasiado la idea de imponernos. ¿Cuántas mujeres siguen soportando que su jefe o su compañero le realice comentarios incómodos?

Es por ello que debemos dar un paso más allá y promover la cultura del consentimiento, conocerla y hablar de ella. Es importante que entiendas que “Consentir”, consiste en establecer tus límites personales y respetar los de tu pareja. Qué haya pasado una vez no implica que tenga que volver a pasar.

¿En que se basa el consentimiento?

  • Se da sin compromiso ni presión.
  • Se desea hacer.
  • Un beso no significa hacer algo más.
  • Se hace con conocimiento de lo que sucederá (uso de protección por ejemplo).
  • Siempre puedes decir NO si cambias de idea.

Cuando un “NO” todavía no es suficiente

¿Te suenan estas frases? “con la ropa que llevaba, lo estaba pidiendo”; o “mantuvimos relaciones sexuales la semana pasada, por lo que hoy también era consentido” “No me dijo no”....

Todavía hoy, en algunos países es necesario mantener un debate público sobre el consentimiento sexual, por desgracia, en estos países siguen habiendo leyes que basadas en el consentimiento, la violación sigue siendo un tema que queda impune y las personas que lo sufres se enfrentan a grandes dificultades para obtener justicia.

El primer paso es hablar y educar sobre el "consentimiento sexual" pero también cambiar las leyes es importante. Si estás en una situación en la que no sabes decir NO, recuerda que no estás sola, que tu opinión importa y sobre todo ¡Tú decides!

Mantener relaciones sexuales podría afectar a la memoria Mantener relaciones sexuales podría afectar a la memoria