Llegar al orgasmo a través del pensamiento: ¡demostrado!
Llegar al orgasmo a través del pensamiento: ¡demostrado!
Leer más

Llegar al orgasmo a través del pensamiento: ¡demostrado!

El orgasmo puede ocurrir en lugares inesperados. El orgasmo a través del pensamiento es un ejemplo. Pero, ¿qué es, mito o realidad? ¡Te lo contamos todo!

Ah, el tema del orgasmo todavía nos reserva algunas sorpresas agradables. ¡Prepárate, todavía hay muchos misterios que sacar a la luz!

¿Qué es un orgasmo?

Para algunos es obvio, para otros no lo es, porque tener un orgasmo no es innato. El orgasmo es el momento en que la persona o personas están en éxtasis y se dejan llevar durante una relación sexual. En ese momento, sus cuerpos se calientan, tiemblan o se sacuden.

Cada uno tiene sus propias sensibilidades y gustos, el orgasmo es único. Esta sensación se produce gradualmente según las zonas erógenas afectadas. En las mujeres, la zona más receptiva sigue siendo el clítoris. Pero no te preocupes, hay muchos otros "interruptores", a veces únicos. En algunas personas, el orgasmo se desencadena por besos en el cuello, lóbulos de las orejas, etc...

Por lo tanto, el orgasmo puede tener diferentes puntos de partida, a veces incluso muy sorprendentes.

El orgasmo a través del pensamiento

El doctor y sexólogo Damien Mascret ha vuelto al mito del orgasmo a través del pensamiento en Europa 1.

“En 1953, la gran encuesta americana sobre la sexualidad femenina, Kinsey, había notado que el 2 % de las mujeres decían ser capaces de tener orgasmos a través del pensamiento sin ningún tipo de estimulación física”.

Otras investigaciones han podido probar esto, incluyendo la de 2013:

“En 2013, los investigadores estadounidenses realizaron resonancias magnéticas en mujeres que afirmaban ser capaces de conseguir orgasmos mediante el pensamiento. Y el resultado fue sorprendente: cuando un paciente desencadenaba un orgasmo, se podía ver en las pantallas que todo su cerebro se iluminaba, se encendía, como en el caso de un orgasmo "tradicional". Prueba irrefutable de que uno puede provocarlo con el pensamiento”.

Damien Mascret dice:

"Cualquiera que sea el punto de partida de la estimulación, todo termina en el cerebro, ahí es donde se produce el orgasmo".

Así que este mito no parece ser un mito, ¡realmente existe! Al menos, la ciencia lo demuestra. Ahora depende de ti, si quieres, experimentarlo.

Escrito por Irene M.F.

Sin conexión
Verifique su configuración