Mascarilla negra de carbón activado: cómo aplicarla y retirarla

Mascarilla negra de carbón activado: cómo aplicarla y retirarla

Una guía de uso de la mascarilla negra con un proceso sencillo que te ayuda a eliminar los puntos negros y las imperfecciones del rostro. Cómo aplicar y quitar la mascarilla negra, cuánto tiempo podemos dejarla actuar, resuelve tus dudas. Aunque hay que usarla con cuidado, ya que puede lastimar la piel.

La mascarilla negra es un producto de belleza llamativo para la limpieza cutánea, ya que absorbe el exceso de grasa y ayuda a eliminar la suciedad y las impurezas. Es apta para todo tipo de pieles, dándoles un aspecto de porcelana, liso y libre de acné. Otra de sus ventajas es que puede hacerse una mascarilla negra casera barata y fácil para eliminar los puntos negros la cual  contiene los siguientes ingredientes: gelatina en polvo, carbón activo y leche. Estos forman una pasta viscosa y al aplicarse sobre la piel, se pega a los residuos de poros, facilitando su extracción. 

¿Cómo aplicar la mascarilla negra? 

Antes de todo haremos la receta casera de la mascarilla negra, utilizando gelatina en polvo, carbón activo y leche, siguiendo los siguientes pasos:

 - En primer lugar, añade el sobre de gelatina y las 3 cucharadas de leche en un recipiente. A continuación, remueve hasta que se disuelvan los polvos. Después, introduce la mezcla 10 segundos al microondas. 

- En segundo lugar, agrega el carbón activo y remueve hasta que se mezcle bien. - Por último, cuela la mezcla para que no queden grumos y métela unos segundos al microondas. Acuérdate de dejarla reposar hasta que se quede templada para poder aplicarla sobre la piel sin correr ningún riesgo.

A la hora de aplicarla seguiremos los siguientes pasos: 

1. Antes de aplicarte la mascarilla, no olvides limpiar con algún jabón exfoliante la zona para conseguir mejores resultados. 

Leer más
Estos trucos os van a demostrar que la laca sirve para mucho más que para peinarse

2. Extiende con la ayuda de un pincel la mezcla, creando una capa uniforme. Aunque recuerda evitar las zonas más sensibles como el contorno de ojos y el nacimiento del cabello. También tenemos que tener en cuenta que cuánto más gruesa sea la capa más fácil será de retirar luego pero tampoco puede ser demasiado recia, ya que pierde eficacia. 

Y ¿cómo quitamos la mascarilla negra? Retiramos con mucho cuidado la mascarilla negra de los poros, comprobando que está completamente seca, ya que si lo haces demasiado fuerte puedes lastimar la piel. Por último, lava la cara con abundante agua fría para retirar lo sobrante y aplica tónico facial y crema hidratante para sellar los poros abiertos. ¿Cada cuánto se puede usar la mascarilla negra? Puedes utilizar esta mascarilla una vez cada dos semanas como máximo porque en exceso puede resecar la piel. Esta ayuda a conseguir una piel de porcelana, lisa y libre de acné.  De esta forma, puedes ver como las impurezas van desapareciendo de tu organismo como si nunca hubieran estado ahí.¿Qué mascarilla negra usar? Aunque podemos hacer nuestra mascarilla negra de forma casera las podemos encontrar en el mercado. Tenemos muchas opciones que nos pueden sacar de un apurro, ayudándonos ahorrar tiempo. Nosotros recomendamos las siguientes: -Mascarilla de carbón vegetal Nylea. Contiene caléndula, extracto de romero y de Avena los cuales ayudan a eliminar las espinillas y las manchas superficiales. La puedes encontrar por 20 dólares en Amazon. -Mascarilla negra Suction. Está hecha con carbón vegetal la cual ayuda a purificar y exfoliar la piel, eliminando los puntos negros de nuestro rostro. No es recomendable para personas que tengan acné. Disminuye el tamaño de los poros y ayuda a la circulación de la sangre. También absorbe la grasa y aclara las manchas. La podemos encontrar también en Amazon a un precio de 10 dólares. -Mascarilla purificante de Legunamoon. Está elaborada a base de carbón, Vitamina C y arcilla Bentonita. No es adecuado su uso en pieles sensibles, ya que puede irritarlas. Es un exfoliente natural que ofrece una profunda limpieza, librándonos de impurezas y del exceso de grasa. -Mascarilla Active Wow. Hecha a base de agua purificada, Aloe Vera y carbón. Sirve para todo tipo de pieles y nos ayuda a eliminar y cerrar esos antiestéticos poros. Además, acelera la cicatrización y alivia las quemaduras producidas por el sol. - Mascarilla Skills. Lleva caléndula, romero y pomelo que ayuda a conseguir una frescura, abriendo los poros y eliminando las bacterias y puntos negros. Es una de las mas recomendadas por Youtubers y famosas. Las consecuencias de la mascarilla negra La mascarilla negra, conocida dermatológicamente como comadones, promete acabar con los puntos negros. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, ya que a primera vista se aprecia que el problema está resuelto pero es doloroso, temporal y abrasivo. Según la doctora Corona Villanueva, “hemos visto casos de uso de mascarillas comerciales y hechas en casa a base de tutoriales en las que hay dolor al retirarse, hay quemaduras de primer grado, inflamación e irritación.” Pero  una mascarilla no debe de doler.  Corona Villanueva continuó diciendo que "este tipo de productos, que son muy agresivos e irritantes, pueden terminar en enfermedades, como dermatitis del tipo irritativo. Es decir, que la piel se puede tornar roja, escamosa e, incluso, con erosiones o quemaduras de primer y segundo grado superficial”. Podemos saber que una mascarilla ha perjudicado la piel si aparecen consecuencias inmediatas como la dermatitis alérgica, provocando rojeces y erosiones en la piel. En cuanto a  complicaciones a corto plazo, destaca una severa sequedad o por el contrario en otros pacientes, puede provocar una excesiva producción de grasa. El uso de la mascarilla negra está muy cuestionado por dermatólogos y médicos, como hemos visto. Esto se debe a que los consideran perjudicarles para la piel, ya que puede destruir la barrera cutánea. Aunque más precaución hay que tener cuando se les añade otros elementos que los pueden hacer  tóxicos como el pegamento.

Macarena Simal
Leer más
Recibe lo mejor de Ohmymag todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración