Este perro no puede dejar de sonreír desde que lo recogieron
Este perro no puede dejar de sonreír desde que lo recogieron
Este perro no puede dejar de sonreír desde que lo recogieron
Leer más

Este perro no puede dejar de sonreír desde que lo recogieron

Este shiba llamado Kinta es un perro muy sonriente. Michelle Proctor, una enfermera, se cruzó con este perro que yacía al sol sobre un coche. Lo llevó a un veterinario para curarlo y al ver que no parecía tener dueño, lo adoptó. Kinta tiene ya 7 años y parece muy feliz con su nueva familia, razón por la cual sonríe continuamente y no puede parar. Además, también se aprovecha de ello cuando quiere que sus dueños le den una golosina.

La redacción

Sin conexión
Verifique su configuración