A una mujer se le enreda un dron en el pelo

Si a tu pareja le han regalado un dron por Navidad, procura que no lo utilice cerca de ti. Sheena, una joven estadounidense, ha vivido una experiencia especialmente dolorosa: las hélices del dron de su marido se enredaron en su pelo. Y encima, cuando trataba de quitárselo, la hija de dos años de la pareja volvió a accionar las hélices. Para poder deshacerse del enredo, tuvo que cortar uno por uno los nudos que se habían hecho en torno a la máquina.

A una mujer se le enreda un dron en el pelo
Leer más
Leer más
Un dron graba una escena alucinante en una aerogenerador Un dron graba una escena alucinante en una aerogenerador