Moños de boda: 20 ideas para el estilo del gran día

Te contamos algunas formas de hacerte un moño para poder recogerte el pelo si vas a una boda.

Los moños son unos peinados muy útiles y muy bonitos para llevar a una boda. Está claro que algunos moños los puede llevar la novia, pero están más indicados para aquellas chicas que son invitadas, ya que no destacan tanto como un peinado recogido profesional y con accesorios. 

Moños simples fáciles de hacer

Un moño en la parte alta de la cabeza es tan fácil como realizar una coleta en la coronilla y luego recogerlo en un moño. Estira muy bien el pelo y ayúdate de una rosquilla para que el moño tenga volumen y cuerpo, y lo puedas enroscar.

Si tienes mucha prisa, con hacerte la coleta y girarla para crear remolino basta. Átala con una gomilla de forma que no se vea. Si ves que queda muy flojo, coloca otra goma para reforzar el moño.

Moños con trenzas

Otros peinados muy utilizados en bodas son las trenzas que, combinados con un moño, quedan muy bonitos. Si eres una invitada, lo ideal sería llevar una trenza no muy llamativa para no quitar protagonismo a la novia.

Puedes hacerte una trenza baja y luego girarla formando un pequeño moño, que quedará pegado en la nuca. Puedes añadir algún detalle discreto para adornarlo, como una perla o algún cristal.

Otro recogido para bodas son los moños con una trenza lateral. Simplemente, realiza una trenza desde el flequillo y que baje por la oreja hasta un lateral de la cabeza. Cuando termines, el pelo sobrante deberás enroscarlo formando un moño, que quedará entonces centrado, de ahí lo de hacer la trenza lateral.

Si tienes el pelo corto y quieres hacerte un moño con volumen, siempre puedes utilizar una mechón de pelo postizo y hacerte la trenza aplicando la técnica de recogido que más quieras.

Moños despeinados

Estos peinados son perfectos para aquellas que tengan el pelo corto y no puedas hacerte una coleta. Solo tendrás que echar tu melena hacia atrás, sostenerla con horquillas y girar los mechones en varias direcciones. Así, crearás una sensación de tener el pelo más largo.

Si tienes más melena y no quieres hacerte un peinado con pelo largo para la boda, puedes hacerte una coleta, aflojarla y hacerte el moño. También puedes disminuir la tirantez del pelo para que quede despeinado. Es ideal si llevas un look bastante llamativo y recargado.

Los moños clásicos

Otros peinados con moños, más clásicos son el lazo suelto y el moño italiano. El primero, muy sencillo, consiste en hacer una coleta no estirar el mechón en la primera vuelta. De esta forma, se deja la coleta a medias y el mechón que sobra tendrás que fijarlo hacia abajo, creando un efecto de semilazo muy original.

Para el moño italiano la clave está en estirar muy bien todo el pelo que quede muy pulido. La raya debe quedar en medio y no tiene que haber ningún mechón suelto. Utiliza entonces un rosco para hacer un moño redondo perfecto.

Como ves, existen muchas ideas para poder llevar un recogido a una boda.

• Antonio Lucas
Recibe lo mejor de Ohmymag todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse