Este nuevo hábito que debes adoptar para (re)potenciar tu libido
Este nuevo hábito que debes adoptar para (re)potenciar tu libido
Este nuevo hábito que debes adoptar para (re)potenciar tu libido
Leer más

Este nuevo hábito que debes adoptar para (re)potenciar tu libido

Escrito por Irene M.F.

¿Tu libido está decayendo en caída libre? Que no cunda el pánico. Hay una solución muy sencilla que potenciará tu sexualidad para siempre. Te lo contamos todo.

¿Desde hace unos meses, tu deseo sexual está dormido y las fiestas sexuales son cada vez más escasas? No te preocupes, ¡nos pasa a todos! Solo que este descenso de la libido puede afectar a tu moral y a tu relación... Nadie necesita eso, especialmente ahora.

Pero no te preocupes, no necesitas una píldora mágica para que tu deseo despegue. A veces basta con establecer pequeños hábitos para iniciar grandes cambios.

El sueño, ingrediente clave para una sexualidad plena...

Un estudio científico publicado en el Journal of Sexual Medicine ha identificado una solución sencilla para mejorar el deseo de hacer el amor. De hecho, las mujeres que duermen una hora más por la noche aumentan su deseo sexual en un 14 %. Para los que duermen dos horas más de lo habitual, las posibilidades se duplican. ¿Quién lo hubiera pensado?

Dormir es esencial para mantenerse sano porque reduce el estrés, hace que te sientas mejor y, por tanto, potencia tu libido. En efecto, el cansancio influye en el deseo y en la calidad de las relaciones sexuales. Por lo tanto, tener un número suficiente de horas de sueño en el contador ayudaría a despertar el deseo de abrazar a tu pareja y ser más receptivo a los estímulos.

Nuestros consejos para dormir bien y durante más tiempo

Dormir más, sí, pero ¿cómo aplicar esta nueva rutina en nuestra ajetreada vida? Es muy sencillo. Si eres madrugador, no dudes en acostarte un poco antes por la noche para dormir al menos 7 horas, 9 idealmente. Si, por el contrario, no eres una persona madrugadora y te gusta estar despierto, intenta levantarte un poco más tarde.

Sin embargo, hay ciertos factores que pueden afectar al sueño y, sobre todo, a las ganas de acostarse. Por ejemplo, debes evitar las pantallas en la medida de lo posible. Puedes ver tu serie actual después de cenar, pero cambiar el siguiente episodio por un buen libro. El deseo de dormir debería llegar más rápido de lo esperado.

Presta también atención a tu dieta: los alimentos ricos o excitantes, como la carne roja o el té, pueden interferir en tu sueño y retrasar la hora de acostarte. Procura que las comidas sean más sanas, con verduras y proteínas magras.

Por último, asegúrate de que tu habitación está a punto para caer en los brazos de Morfeo: sábanas limpias, aire fresco, buena ropa de cama y, si lo sientes necesario, un poco de bruma de almohada para ayudarte a conciliar el sueño. Esto hará que quieras meterte en la cama para dormir o hacer el amor con tu pareja.


Además
Sin conexión
Verifique su configuración