Esta postura de la serie más hot de Netflix Sex/Life te hará llegar al orgasmo siempre

Tener un orgasmo cada vez que tienes sexo puede ser a veces un sueño. Con esta técnica vista en la serie Sex/Life, puedes aumentar tus posibilidades. Te lo contamos todo.

Esta postura de la serie más hot de Netflix Sex/Life te hará llegar al orgasmo siempre
Leer más
Leer más

Todos buscamos consejos para sacar el máximo partido a nuestras experiencias sexuales. Y a veces no son los expertos los que nos dan ideas, sino los programas de televisión.

En esta lista está una de las últimas series de Netflix, Sex/Life. En ella, la protagonista, Billie, recuerda una de las técnicas de su ex y, al parecer, te da un orgasmo seguro.

La técnica del shock

Esta técnica, de la que se dice que tiene resultados increíbles, es la de la alineación coital. Lo cuenta la terapeuta sexual Rachel Smith a Cosmopolitan:

“Es una ligera variación específica de la posición del misionero que se centra en la estimulación del clítoris para tener más posibilidades de llegar al orgasmo”.

En este caso, un miembro de la pareja se frota contra el otro para estimular el clítoris mientras penetra suavemente la vagina. En este punto, los dos cuerpos están como alineados y ofrecen una mayor cercanía que el misionero tradicional. La terapeuta continúa:

“La posición favorece el contacto de todo el cuerpo, pero también el contacto genital, que puede ser muy íntimo para algunos miembros de la pareja”.

¿Cómo se hace?

Cuidado, esta técnica requiere cierta práctica. No hay garantía de que lo hagas bien la primera vez. Para conseguirlo, uno de los dos miembros de la pareja debe estar tumbado. El otro debe penetrar pero sin levantarse. Debe mover su cuerpo hacia delante para frotar el clítoris. Al mismo tiempo, la persona que recibe la penetración debe ejercer presión contra el cuerpo del otro para maximizar las sensaciones.

Para ello, es aconsejable poner un cojín bajo las caderas de la persona tumbada, o que ésta rodee con sus piernas el cuerpo de la otra persona. Es importante recordar que el objetivo no es tener un ritmo rápido de ida y vuelta, sino movimientos verticales controlados. Con un poco de práctica, esta técnica debería proporcionarte orgasmos repetidos.