El 72; la postura para que tu pareja pida más después de hacerlo y no escape de tu cama

Darle sabor a tu vida sexual no siempre es algo fácil. La rutina y la monotonía también llegan a nuestra vida íntima ¿Cansada de las típicas posturas? Perrito, misionero, carretilla...Sigue leyendo y descubre la postura que lo cambia todo.

El 72; la postura para que tu pareja pida más después de hacerlo y no escape de tu cama
Leer más
Leer más

El sexo no siempre es todo lo placentero que queremos, sobretodo cuando nuestra vida sexual se ha convertido en una rutina. Innovar, probar cosas nuevas está de moda, tal vez, porque la era del amor libre está más presente que nunca y estamos empezando a vivir con menos ‘tabúes’ en lo que respecta a la intimidad sexual.. ¿Quién sabe?...

Lo cierto es que arriesgarnos y probar cosas nuevas puede ser la solución para mejorar tu vida sexual, por ello, hoy venimos a descubrirte el 72, una postura que nada tiene que ver con lo que te imaginas.

El 72 la postura para que tu pareja quiera repetir

El 72; la postura para que tu pareja pida más después de hacerlo getty

Esta postura sexual no es apta para todos; tienes que tener la mente abierta y puede que no todos estén dispuestos, sin embargo, si consigues liberarte y la haces correctamente seguramente tu pareja no salga corriendo, es más, muy posiblemente no quiera dejar tu cama en bastante tiempo.

¿Cómo se hace el 72?

Esta postura se encuentra a medio camino del famoso ’69’, y consiste en dar sexo oral y a la vez estimular con los dedos el ano. Lo primero que debes hacer para realizarla es que los dos estéis muy excitados. Es recomendable por otra parte hidratar bien la zona, en el caso de la mujer se puede utilizar el propio flujo vaginal aunque tener el lubricante a mano no va nada mal.

Además si eres nuevo en lo del sexo anal, no te preocupes puedes empezar con solo estimular y dar masajes alrededor del ano, el perineo y con solo un dedo. Otra de nuestras recomendaciones es que lo probéis cerca del orgasmo, seguramente en esta parte os encontréis mucho más desinhibidos y dispuestos a disfrutar del placer.

Por último, no te emociones con la ‘exploración’ anal, esta debe ser lenta para no estropear el momento. Siempre puedes empezar con un ‘beso negro' para relajar el ambiente, es más por si no sabes como hacerlo, en el video de más arriba encontrarás el paso a paso que debes seguir.

¡A disfrutar!