Cómo estimular el punto A para alcanzar orgasmos múltiples

Además del punto G, en la vagina existen otros puntos menos conocidos pero que pueden estimularse igualmente, uno de ellos es el punto A.

Cómo estimular el punto A para alcanzar orgasmos múltiples
Leer más
Leer más

Casi todos conocemos donde se sitúa el punto G, a unos 2 o 5 centímetros de la entrada de la vagina. Pero hay otros puntos más desconocidos y que pueden provocar orgasmos más intensos, uno de ellos es el punto A o también conocido como punto AFE (Anterior Fornix Erotic Zone).

Este punto fue descubierto por accidente en la década de los 90 por la ginecóloga malaya Chua Che Ann asegurando que el 95% de las mujeres que lo estimulan pueden alcanzar orgasmos intensos y mucho más duraderos. Incluso aseguraba que de esta forma algunas mujeres alcanzaron el placer por primera vez.

¿Dónde se encuentra el punto A?

La sexologa Zoraida Granados explicó donde se sitúa este punto A, que se encuentra por encima del punto G, exactamente a 7,5 centímetros de la entrada de la vagina y en la cara anterior, cerca de la vejiga y el cuello del útero.

Granados también insiste que la estimulación de este punto está relacionada con la eyaculación femenina y provoca orgasmos más intensos y de una forma más rápida:

La estimulación de este punto desencadena lubricaciones copiosas y más duraderas, así como orgasmos múltiples. Puede ser estimulado en plena relación coital, digital (juguetes sexuales con vibración, oscilación y/o rotación) o por la misma mujer

¿Cómo estimular el punto A?

A diferencia del punto G, donde existen más posibilidades de estimulación, aún así existen algunas posturas idóneas para esta zona. Una de ellas es la postura del misionero manteniendo la cadera levantada con la ayuda de una almohada o cojín. Otra posición es que la mujer se mantenga sentada en el borde de la cama y su pareja delante de rodillas.

Pero a fin de cuentas no hay ningún truco universal ya que la anatomía de cada mujer es diferente y solo ellas mismas saben lo que de verdad necesitan para alcanzar el placer.