4 inesperadas zonas erógenas que debes conocer para subir de nivel en tu juego sexual

Dale a tu pareja una experiencia celestial tocando todos los lugares correctos, incluso cuando parezca algo incorrecto.

4 inesperadas zonas erógenas que debes conocer para subir de nivel en tu juego sexual
Leer más
Leer más

El sexo es una necesidad básica, pero eso no significa que nuestras experiencias sexuales tengan que ser básicas. Ni mucho menos. El sexo es la única actividad que puede llevarnos al séptimo cielo y tenemos más de 14 zonas erógenas que pueden ayudarnos a conseguirlo.

Las partes del cuerpo que más nos hacen temblar de lujuria son los labios, los pezones, las orejas y el cuello. Sin embargo, hay algunas zonas erógenas sorprendentes que son ligeramente extrañas, pero que harán que cualquier humano sucumba al tocarlas.

Axilas

Ten cuidado cuando te aventures por la parte interior de los brazos y las axilas, porque no querrás que tu pareja se vaya corriendo, ¿verdad? Si quieres dar placer a tu pareja en lugar de hacerle cosquillas, utiliza una mano muy ligera. Las axilas son tan sensibles que incluso una pluma puede estimular los nervios y eso es todo lo que se necesita para activar esa zona erógena. Puedes acariciar la zona, e incluso lamerla para hacerlo más divertido.

Cuero cabelludo

¿Disfrutas cuando tu pareja te tira del pelo durante el momento sexy? Es porque tu cuero cabelludo es en realidad una zona erógena que está llena de millones de terminaciones nerviosas. Si te resulta demasiado doloroso que te tiren del pelo, pídele a tu pareja que te dé un masaje o que te tire suavemente del pelo. La acción enviará ondas de choque a través de tu sistema y mejorará tu baile bajo las sábanas.

Detrás de la rodilla

Al igual que las axilas, las rodillas también provocan respuestas similares cuando se acarician. La consejera de relaciones, Vrinda Vohra, dice:

“La piel de detrás de las rodillas es muy fina y suave y responde al tacto porque los nervios están cerca de la superficie. A la mayoría de las mujeres les resulta muy placentero besar y lamer el pliegue que se encuentra justo detrás de la rodilla; algunas incluso sienten escalofríos de excitación con esta estimulación”.

Parte inferior de los pies

Por desgracia, los pies son la parte del cuerpo más olvidada durante el sexo. Puede que se deba a la mala reputación que han adquirido los que tienen un fetiche por los pies. Pero en realidad la planta del pie es una de las zonas más sensibles de las que se puede obtener mucho placer. Además, tiene puntos de presión clave que puedes masajear para ayudar a tu pareja a relajarse durante el acto.