Otitis: síntomas y tratamiento

Otitis: síntomas y tratamiento

Se trata de una infección de oído, que aparece normalmente tras un resfriado. 

Otitis: Qué es

La otitis consiste en una inflamación o infección del oído medio. El cual se encuentra detrás del tímpano. 

Es una afección muy común frecuente en bebés y niños y es la segunda enfermedad infecciosa más común tras la rinofaringitis

Otitis: Tipos 

Se distinguen tres tipos de otitis:

- Otitis aguda, se trata de una infección que permanece a lo largo de una o dos semanas. Se considera una otitis aguda persistente cuando la inflamación se mantiene seis semanas.

- Otitis serosa, suele ser una complicación de la otitis aguda. Tiene lugar cuando aparece líquido en el oído durante más de tres meses sin que aparezca dolor o cualquier otro síntoma de infección.

- Otitis recurrente, se caracteriza por la tendencia a aparecer varias veces en el mismo paciente.

Otitis: Causas

Se trata de una infección viral, donde el germen sube reiteradamente a través de la trompa de Eustaquio hasta el oído medio, tras una secreción nasal (resfriado o faringitis).

En un porcentaje elevado, la infección puede ser también de carácter bacteriana.

Pueden darse casos de otitis ocasionados por alergias, contaminación del aire o enfermedades respiratorias.

Otitis: Síntomas

Los síntomas variarán de un paciente a otro, sobre todo cuando se trate de otitis en niños o adultos, pero normalmente se suele reconocer la inflamación por dolor y sensación de oído taponado.

Además, los niños pueden manifestar la otitis por medio de una fiebre alta, falta de apetito, baja audición, líquido que emana del oído y principalmente, dolor en uno o ambos oídos que van acompañados de llanto, irritabilidad o dificultad para dormir.

En los adultos, además de los ya mencionados pueden aparecer zumbidos en el oído, malestar general, mareos o pérdida de equilibrio.

Otitis: Tratamiento

El tratamiento siempre variará en función del tipo de otitis que se padezca. En caso de otitis congestiva, puede desaparecer por sí sola en unos días.

Leer más
Humillan a Sofia Suescun en redes sociales por culpa de Kiko

Para curar la otitis purulenta se suelen recetar antibióticos. Siendo este un caso poco habitual de tratamiento farmacológico. Los antibióticos disminuyen el riesgo de evolución de la inflamación para no llegar a sufrir meningitis o mastoiditis.

Para disminuir el dolor, es habitual también recetar analgésicos en forma de gotas auriculares.

Antonio Lucas
Recibe lo mejor de Ohmymag todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración