El tropiezo de un montañero salvó la vida de un osezno

El tropiezo de un montañero salvó la vida de un osezno

El excursionista Corey Hancock, se encuentra a un bebé oso medio muerto. A pesar de que la mamá del pequeño puede estar cerca, mira lo que hace Corey.

Hancock  asegura en su página de Facebook, lo arriesgado que es llevarse a un osezno de la naturaleza. De hecho, es algo que podría costar la vida, ya que un oso pardo adulto puede oler a un humano hasta a 500 metros de distancia. Sin embargo, esto es lo que hizo este alpinista cuando decidió salvar de la muerte a un bebé oso, empapado y casi muerto. Lo llevó consigo dos kilómetros hasta llegar a su coche.

Hancock estaba haciendo senderismo por  las montañas de "Elkhorn" en Oregón cuando notó algo que parecía un bebé oso al borde de la carretera. Primero observó al animal desde lejos. Se dio cuenta entonces que el osezno respiraba muy débil y parecía a punto de morir: "Pensé en mis hijos. El oso se parecía tanto a un bebé... ¿Cómo iba a estar allí viéndolo morir bajo la lluvia? Tenía que hacer algo". 

Macarena Simal
Leer más
Recibe lo mejor de Ohmymag todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración