Oración católica a San Benito

Oración católica a San Benito

Son muchos los creyentes católicos que tienen en sus hogares una medalla de San Benito para que les proteja de los males. Esta oración te ayudará a que su protección sea más fuerte.

La oración de San Benito ayuda a potenciar nuestra fe en el Señor. Rezada un par de veces al día hará nuestras convicciones más robustas y nos acercará a Dios. Podemos utilizarla para el trabajo, para el amor, para separar de nosotros a los enemigos y según algunas corrientes, ha sido incluso utilizada para exorcismos

San Benito de Palermo fue un santo hijo de esclavos que nació en Italia. Sus historias de protección a otros creyentes le han dado la fama de santo protector

Leer más
¿Cómo hacen las chicas el amor en cada parte del mundo?

A continuación te dejamos su oración:

"¡Oh amado y puro San Benito!,

Hoy se conoce tu nombre por toda la tierra,

Tu devoción se expande muy rápidamente,

Ya de ti otros han escuchado,

Y cuando han acudido a ti,

Te han encontrado.

 

Miras desde lo alto,

Todo lo que aquí acontece,

Te sensibilizas por la humanidad,

Miras con compasión,

Tanta fragilidad y dolor,

Te aferras en la oración y sujetas con poderío,

Todo lo que nos hace daño,

Todo lo que ensordece,

Imperas contra la maldad,

Sabes que tus palabras llegan a Dios,

Que tus consuelos son sentidos aquí,

Y en cada oportunidad.

Sin tardar,

En la más confiable hazaña,

Y derrumbando las aguas turbias,

Humedeciendo las almas áridas,

Encendiendo fuego en la frialdad,

Abriendo los ojos de nuestro espíritu,

Con fervoroso y leal abrazo,

Conduces a este pueblo débil,

Hacia el camino de la luz,

De la mas franca santidad,

Y sin dejar a ninguno fuera,

Incluyendo a los enemigos,

Ruegas por ellos y por nosotros,

Rompe las cadenas de la crueldad,

Y por tu esencia y la de Nuestro Padre,

Revelas las glorias eternas,

La divinidad del Altísimo,

Y nos enseñas a adorar,

 

A las tres divinas personas distintas de  única naturaleza,

E iguales en su dignidad y amor.

 

San Benito, santo, santo,

Desde hoy me proclamo tu devoto,

Toma mi mano  y no la sueltes,

Finaliza rezando un Padre Nuestro, poniéndote en manos de Dios.

Amén."

 

Natalia C
Recibe lo mejor de Ohmymag todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración