Obstrucción intestinal: complicaciones, síntomas y tratamiento

Obstrucción intestinal: complicaciones, síntomas y tratamiento

Se trata de una dolencia que ha de tratarse de urgencia, pues supone el cierre parcial o total del tránsito intestinal.

Obstrucción intestinal: Qué es

Se trata de un cierre parcial o total del tránsito intestinal que puede producir la detención de las heces y los gases. 

Esta situación puede originarse tanto en el intestino delgado como en el colón y pueden tener su origen en algunos casos en tumores o hernia.

Cuando se presenten los primeros síntomas, es importante tener asistencia médica ya que sin los cuidados necesarios puede suponer complicaciones como la perforación del intestino, necrosis, una peritonitis o hasta la muerte.

Obstrucción intestinal: Síntomas

Habitualmente los síntomas que se suelen presentar son:

- Dolor y calambre abdominal de intensidad variable 

- Vómitos

- Diarrea

- Náuseas

- Ausencia de emisión de gases

- Hinchazón del abdomen

Obstrucción intestinal: Causas

Variarán según el origen de la obstrucción, ya sea de origen mecánico o funcional.

Obstrucción intestinal mecánica:

La causa principal se debe a la adherencia intestinal del intestino delgado y tienen lugar habitualmente tras una operación. Esta adherencia comprime las vísceras e impide el tránsito de los alimentos en el intestino.

Otro de los causantes de este tipo de obstrucción es un tumor, una hernia o la enfermedad de Crohn.

Obstrucción intestinal funcional:

Los motivos pueden ser varios y aunque no necesariamente de origen físico, suelen aparecer tras una operación. Puede tratarse de una anomalía en el funcionamiento intestinal como consecuencia de que las fibras de la pared del intestino no se contraigan o bloqueen el paso del contenido del intestino.

Obstrucción intestinal: Tratamiento

Se trata como una urgencia hospitalaria insertando una sonda en la nariz hasta el estómago, de manera que se pueda aspirar tanto el fluido como el gas obstruido para así eliminar la presión del intestino.

En la medida de lo posible siempre se evita la operación, ya que en la mayoría de los casos provoca una nueva obstrucción. 

Desafortunadamente, el 25% de los casos requieren intervención para desbloquear la obstrucción, principalmente cuando el causante es un cáncer de colón o tumor.

De cualquier manera, existen dos tipos fundamentales de tratamiento: conservador y quirúrgico. 

Tratamiento conservador

Comprende: 

- Suspender todo fármaco que pudiera contribuir a la inmovilidad intestinal (antiolinérgicos y narcóticos)

- Suministrar nutrición parenteral

- Sonda Foley: con el fin de monitorizar diuresis

- Sonda nasogástrica: minimiza el riesgo de broncoaspiración y reduce la distensión abdominal

- Antibióticos: cobertura contra gram negativos y bacterias anaerobias. 

- Rehidratación

- Corregir el desequilibrio hidroelectrolítico

Tratamiento quirúrgico

Es, desafortunadamente, el más común. Las técnicas son muy numerosas y dependen del cuadro total del paciente.  

 

Complicaciones de la obstrucción intestinal

Al ser una patología grave, son numerosas. Las principales son: 

- Peritonitis (que suele requerir una operación urgente)

- Insuficiencia respiratoria

- Neumonía por aspiración o el denominádo Síndrome de Mendelson. En pacientes graves es muy grave e incluso mortal. 

- Fallo multiorgánico como consecuencia del fallo de la circulación periférica. 

- Estenosis intestinal postisquémica

Diagnóstico de la obstrucción instestinal

Lo más común es que el médico realice una exploración médica del abdomen del paciente. Se suele acompañar con una radiografía e incluso una tomografía computerizada (TC). 

El objetivo de realizar una exploración médica suele ser el de comprobar si existe sensibilidad al tacto, masas localizadas o hinchazón. Se puede utilizar también un estetoscopio para escuchar el ruido intestinal (que el dolor esté amplificado o ausente es significativo).

Leer más
Una madre enferma a su hija de 6 años por darle esto de comer

La mayor o menor sensibilidad del paciente al tacto puede indicar si hay una peritonitis en curso (es decir, si se ha producido una perforación del intestino). 

Con las radiografías se puede detectar la localización de la obstrucción, así como la presencia de aire alrededor del intestino o bajo los músculos que separan el diafragma del abdomen. Normalmente no debería haber aire en esa zona.

Macarena Simal
Recibe lo mejor de Ohmymag todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración