Frutos secos que puedes comer sin temor a engordar

¿Comer cacahuetes engorda? ¿Puedo comer pistachos sin miedo a ganar peso? Los frutos secos tienen grandes propiedades nutricionales, pero, ¿todos son igual de sanos? Te mostramos los que puedes comer (con moderación) sin miedo a engordar.

Frutos secos que puedes comer sin temor a engordar
Leer más
Leer más

Los frutos secos son uno de los alimentos naturales más saludables, según la Ciencia. Además, no exigen preparación, por lo que constituyen un snack rápido para esos momentos de hambre.

Su mejor versión es al natural y tostado, pero no los fritos y con sal. Solo así mantienen intactas sus beneficios antioxidantes, y la pureza de las grasas. Dado que de estas sí presentan una alta concentración, se les tiene como alimentos energéticos naturales.

Eso sí, si estás en una dieta para perder grasa muscular, tendrás que seleccionar muy bien qué frutos secos comer para no ganar peso, y sobre todo hacerlo con moderación.

¿Por qué los frutos secos engordan poco si contienen grasas?

El secreto de los frutos secos pasa por el tipo de grasas que contiene: el organismo no absorbe el 100% de las que aporta el alimento, neutralizada por el efecto de la fibra y el movimiento intestinal natural.

¿Cuáles son los frutos secos que menos engordan?

  • La castaña: fruto seco de temporada otoñal, aunque aporta gran cantidad de calorías (369 kcal por cada 100 gramos que consumes), son ligeras, aportan mucha fibra y calcio, y contiene polifenoles antioxidantes.
  • Las almendras: si quieres introducir frutos secos que sean más ligeros en la boca, prueba con las almendras, fuente de nutrientes como vitaminas, hierro, fósforo o calcio. Eso sí, ojo con abusar pues son 575 kcal por cada 100 gramos consumido.
  • Los pistachos: unos de los frutos secos más saciantes, aunque también entre los más calóricos (aun cuando sean buenas).
  • Nueces y anacardos: con alto poder calórico (por encima de las 600 kcal), contiene importantes nutrientes que las convierte en uno de los frutos secos más recomendados para consumo diario.

¿Cómo introducirlos en la dieta? Los nutricionistas recomiendan utilizarlos en almuerzos o desayunos para que haya una mayor equilibrio en la alimentación.