Esta es la razón por la que nunca debes comer frutas de postre

Si crees que estás optando por la opción saludable al elegir frutas en lugar de un pastel de chocolate para el postre, ¡piénsatelo dos veces! Puede que no sea tan buena idea tomar frutas de postre.

Esta es la razón por la que nunca debes comer frutas de postre
Leer más
Leer más

Ya conocemos todos los secretos de la alimentación sana: comer pequeñas porciones, despacio, a horas fijas y evitar las comidas pesadas por la noche. Pues bien, resulta que hay otro secreto bien guardado. Comer frutas de postre no es realmente bueno para nosotros.

Comer frutas de postre puede alterar la digestión

Cinco frutas al día. Todos lo hemos oído infinidad de veces. Pero, ¿sabe cuándo debe comer estas cinco frutas? Si comes la fruta en el momento inadecuado, como por ejemplo para el postre, en realidad podría hacer más daño que beneficio. Tomar fruta de postre podría perturbar y, en última instancia, ralentizar la digestión.

Tendemos a digerir las frutas con relativa rapidez, pero si las comemos después de una comida copiosa, se producirá un "atasco" en los intestinos. Tu cuerpo se concentrará en digerir la comida principal y dejará las frutas para más tarde. La fructosaque contienen las frutas, también conocida como azúcar de las frutas, no se descompone tan rápidamente como debería y provoca dolores de estómago e hinchazón.

¿Cuándo se debe comer fruta?

Lo mejor es comer fruta fuera de las horas de las comidas. De este modo, será más fácil de digerir. Se recomienda comer frutas una o dos horas antes de la comida o tres o cuatro horas después. También se recomienda comer una fruta por la mañana en el desayuno, con el estómago vacío.

Si te empeñas en comer una fruta de postre, opta por frutas cocinadas. Cuando se cocina una fruta, las fibras son asimiladas mejor por el organismo y los estómagos sensibles las toleran mejor.