Una madre pensaba que su bebé estaba entre llamas después de un parto de 56 horas

Una madre pensaba que su bebé estaba entre llamas después de un parto de 56 horas

Sophie experimentó un embarazo muy difícil con náuseas continuas y episodios de hiperémesis gravídica. Cuando por fin iba a dar a luz a su hija una serie de complicaciones minaron el parto y su vida

Sophie Thomas no lo ha tenido nada fácil. El embarazo de su pequeña fue muy duro ya que pasó meses postrada en la cama. Pero cuando pensaba que lo peor ya había pasado, en el momento de dar a luz tuvo algunas complicaciones.

Su marido William y ella se conocieron en el colegio donde ambos trabajaban: ella era la jefa de estudios y él, el conserje. Sophie y su esposo decidieron tener un bebé juntos, aunque William tenía un hijo de ochos años de su anterior relación.

Tras un costoso embarazo con náuseas, vómitos y cuatro meses en la cama, la gente le decía: "mereces tener un parto tranquilo después de lo que has pasado". Sophie explica que no sentía miedo y que cuando rompió aguas le entró risa.

Leer más
Estas gemelas siamesas fueron separadas hace 7 años y hoy lucen preciosas

Sin embargo, el parto fue muy complejo puesto que el bebé no estaba en la posición correcta para nacer. En principio iba a ser un parto normal, pero terminó siendo una cesárea urgente y ella pidió que le pusieran la epidural. Duró 56 horas todo el proceso.

Dejaron a Sophie y a su marido solos en el paritorio durante media hora, sin poder ver nada en el monitor. De pronto, llegó la matrona y se dio cuenta de que el bebé se había instalado en la caja torácica de la madre, por lo que era necesario extraer los intestinos de la parturienta. Descubre cómo terminó todo y por qué la madre vio que su hija estaba en llamas.

Leer más
Recibe lo mejor de Ohmymag todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración