Autoriza la muerte de un desconocido pensando que era su hermano debido a un fallo del hospital

Autoriza la muerte de un desconocido pensando que era su hermano debido a un fallo del hospital

Después de haber autorizado su muerte descubrió que su verdadero hermano estaba vivo, en la cárcel. 

Shirell Powell recibió un buen día la llamada del Hospital St. Barnabas (Nueva York) dándole una mala noticia: su hermano menor, Frederick Williams, había ingresado unos días antes con un cuadro muy grave que le había llevado a una irreversible muerte cerebral. 

La llamada tenía un objetivo muy claro: como hermana mayor, Shirell debía decidir si Frederick debía ser desconectado de la máquina que le mantenía con vida. 

Completamente conmocionada por la noticia, llamó a su otra hermana, así como a las hijas de su hermano para informarles de lo sucedido y de su decisión: Shirell tenía claro que no quería prolongar la agonía de su hermano menor, así que autorizó al hospital que le desconectaran.  

Leer más
Una madre devuelve a sus gemelos adoptados y ahora no puede vivir con el remordimiento

La sorpresa llegó cuando un día después el hospital le informó de que habían cometido un error y la persona que había fallecido no era su hermano, sino una persona con la misma edad, un físico muy parecido (Shirell dudó pero finalmente estuvo segura de ver a su hermano cuando reconoció el cuerpo, que estaba fuertemente deformado) y un nombre casi igual: el fallecido se llamaba Frederick Clarence Williams. 

Ahora Sherill está aliviada por saber que su hermano está vivo y sano (en la cárcel) pero se tortura cada día pensando en quién era aquel hombre cuya muerte autorizó (no han podido obtener información sobre su identidad). 

¿Cómo pudo cometer el hospital semejante error? 

Fuente: El País

Foto: GettyImages 

Natalia C
Leer más
Recibe lo mejor de Ohmymag todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración