3 formas de hacer un avión de papel

3 formas de hacer un avión de papel

Seguro que recordáis los tiempos en los que nos pasábamos las horas muertas haciendo avioncitos, quizás en la hora de clase. Pues si os ha entrado añoranza o vuestros hijos quieren que les hagáis un avión de papel, ya no tenéis excusa. ¡Os traemos tres formas de hacerlos!

El clásico avión de papel 

Un clásico, y además el más sencillo de hacer. Hazte con un folio (o una cuartilla más pequeña), y nos ponemos manos a la obra siguiendo los pasos.

En primer lugar, dobla el papel a la mitad, pero vuelve a desdoblarlo. Verás que se queda marcado el eje central. Dobla hacia él, hacia el interior, las esquinas superiores. Luego, vuelve a doblarlo igual que en el primer paso, y dale forma a las alas. ¡Tu avión ya está listo para volar! Y, además, dicen que si le haces un cortecito en la parte trasera, flotará mejor...

El avión flecha

La verdad es que seguramente casi todos, después de haberle pillado el truco al modelo anterior, nos hemos pasado al modelo "flecha". Este avión de papel es mucho más resultón y siempre parece que vuela mejor. Vamos con el paso a paso para aprender a hacerlo, o para hacérselo a nuestros hijos:

Los dos primeros pasos son iguales que el anterior. Doblamos nuestro papel a la mitad, recuperamos la forma original y luego le damos forma a las esquinas. Pero, después de la primera doblez, hacemos una segunda. Nosotros solemos hacerla justo hasta la mitad del espacio que queda entre los triángulos ya formados y la base del avión. Para hacer las alas, dobla el papel tal y como se ve en las imágenes de abajo: Desde el vértice y hasta el exterior. Una vez terminado, ya puedes lanzarlo y disfrutar de las acrobacias que este pequeño es capaz de hacer.

Si lo tuyo es la papiroflexia y te encanta hacer distintas figuras, puedes lanzarte con algo un poco más original. En Fold 'N Fly, la wikipedia de los aviones de papel, puedes encontrar hasta treinta modelos distintos, con tutoriales e imágenes. Entre ellos, hemos escogido el estable, pensado para mantenerse mucho tiempo en el aire:

El "avión estable"

Leer más
Crea una taza bonita con unas cuantas gotas de pintauñas

Para hacerlo, comienza igual que el modelo clásico. Dobla tu folio a la mitad en vertical, recupera la forma original y dobla las esquinas hacia el centro. Coge el "pico" que se ha formado (o, lo que es lo mismo, el triángulo de la parte superior), y dóblalo hacia ti. Tendrás un cuadrado, con el triángulo en su interior. Ahora, coge las esquinas superiores y dóblalas hacia el centro. Deberías conseguir que, uniendo los picos, hagan una forma triangular en la parte de arriba, y un rombo en la de abajo. Después, coge el vértice del primer triángulo, que debería asomar por debajo de las esquinas que acabas de trabajar, y dóblalo hacia arriba. Esto asegurará la estructura.

Por último, sólo queda seguir los últimos pasos del avión clásico: Doblarlo a la mitad y formar las alas. Os quedará un avión de papel de punta plana, mucho más estable y capaz de hacer vuelos largos.

Esto son sólo algunos ejemplos, pero seguro que si le pillas el truco, ¡te conviertes en un auténtico experto de la papiroflexia aérea!

Marta A
Recibe lo mejor de Ohmymag todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración