¿Es posible dejar la cocina limpia sin productos de limpieza? 3 trucos que te ayudarán a conseguirlo

Empiezan las vacaciones, y no hay mejor momento para dar un repaso en profundidad a la limpieza de nuestra casa. La cocina es una de las zonas más conflictivas, y por eso te contamos como dejarla impoluta.

¿Es posible dejar la cocina limpia sin productos de limpieza? 3 trucos que te ayudarán a conseguirlo
Leer más
Leer más

Aunque no nos guste demasiado, hay que aprovechar las vacaciones para algunas responsabilidades que dejamos pasar durante los meses de trabajo. Una de ellas, es la limpieza a fondo de la cocina.

Si ya te estás preparando para gastarte un dineral en productos de limpieza, no tan rápido. Hay trucos muy económicos que te ayudarán a dejar tu cocina como los chorros del oro.

Zumo de limón

El limón no sirve solo para hacer limonada, aunque no es mala idea para refrescarnos después de la limpieza.

Con un poco de zumo de limón, puedes rociar las juntas de los azulejos y dejar que esta fruta haga su magia. Resulta que el limón es un potente desinfectante y desengrasante. Por lo que, tras dejarlo actuar unos minutos, podrás retirar toda la grasa sin mucho esfuerzo con un paño húmedo.

También puedes usar bicarbonato y agua, aunque con estos ingredientes no podrás hacerte una limonada.

Con limón y sal

No, no vamos a cantar la canción de Julieta Venegas. Es que con limón y sal podrás limpiar el suelo de tu cocina sin tener que salir de casa a comprar caros productos desengrasantes.

Para este truco, primero echaremos un poco de sal en aquellas zonas donde la grasa y las manchas se hayan acumulado. Frota un poco con un trapo, y aplica el zumo de limón.

Unos minutos después, puedes limpiar con un trapo húmedo y verás como la mancha se ha ido para siempre.

Hornos

Es probable que estés temiendo el momento de meter mano a tu horno. Por más que limpies habitualmente este electrodoméstico, siempre acaba teniendo manchas imposibles de sacar.

Sin embargo, con un poco de bicarbonato de sodio y agua, puedes acabar con ellas en un momento.

Mezcla en un bol bicarbonato de sodio con unas cucharadas de agua, hasta hacer una masa pastosa. Cubre el interior del horno, y deja actuar el mejunje durante al menos 12 horas.

Pasado el tiempo indicado, retira los restos con un paño húmedo. Para las zonas donde se resista, utiliza un pulverizador con vinagre. Vuelve a pasar un paño húmero para eliminar los restos de vinagre y de bicarbonato.

Repite este paso tantas veces como sea necesario, hasta que el horno esté completamente limpio.