¡Con este método infalible limpiar las ventanas por fuera será pan comido!
¡Con este método infalible limpiar las ventanas por fuera será pan comido!
Leer más

¡Con este método infalible limpiar las ventanas por fuera será pan comido!

¿Estás cansada de estirar el brazo y sacar medio cuerpo por la ventana para limpiar los cristales por fuera? Pues busca papel y lápiz y dale al clic, o sigue las instrucciones a continuación. 

Se trata de un sencillísimo truco con el que dejarás las ventanas relucientes por fuera y por dentro. Además es mucho más seguro que ponerse a hacer peligrosas acrobacias que pongan tu vida en riesgo. 

¡Y no hay por qué limitarse a las ventanas! El truco se puede aplicar a otros objetos domésticos, tales como: jarrones, vasos estrechos... o en definitiva todos aquellos lugares a los que no llegas con el estropajo. 

Te contamos cómo construir tu propio limpia cristales magnético.

Apunta, en primer lugar necesitarás: 

Materiales

- Una esponja (adaptada al tamaño de la superficie que se quiera limpiar)

- Un potente imán (adaptada al tamaño de la esponja)

- Un cutter o unas tijeras

- Aguja

- Hilo

Procedimiento

1. En primer lugar, corta la esponja que quieras utilizar por la mitad. Ten en cuenta que el limpiador final tendrá una superficie igual a la mitad de la esponja de la que dispones, así que ¡calcula bien antes de cortar!

2. Haz una ranura en un lado de la esponja, de tal manera que tengas acceso al interior del materia. 

3. Introduce el imán a través de esa ranura, colocándolo en el centro, a poder ser.

4. Una vez hayas introducido y colocado el imán, cose la apertura para que no pueda salirse. 

5. Repite exactamente el mismo proceso en la otra mitad. 

¿Cómo usarla?

Pues no tienes más que colocar las dos esponjas de tal manera que los imanes las mantenga unidas a ambos lados de la superficie que vayas a limpiar (no lo pongas al revés, pues el rechazo de los imanes te hará perder la esponja y el tiempo y dinero que has gastado en hacer este invento casero).

Una vez estén bien fijadas, sólo tienes que afanarte en limpiar una de las partes... ¡la otra se limpiará automáticamente gracias al movimiento simétrico de la esponja guiada por el imán!

En caso de que vayas a limpiar la ventana de un piso alto, no olvides tomar todas las precauciones posibles. No te descuelgues por la ventana sin sujeciones ni hagas este tipo de tareas sin que haya nadie más presente en casa. 

En cuanto al producto con el que limpiar las ventanas, puedes usar cualquiera con tu limpiador magnético: desde agua con jabón hasta un tradicional limpiacristales  

¿A qué esperas para empezar a utilizarlo?  Se tarda muy poco en hacer y terminarás con la incertidumbre de cómo limpiar las ventanas por fuera. 

¡Todo ventajas! 

Escrito por Marta A
Última modificación

Sin conexión
Verifique su configuración